10 fotógrafos negros que capturan lo que otros no ven

Este artículo fue publicado originalmente en i-D US.

Las redes sociales han ayudado a las narrativas poco visibilizadas a recibir la atención que merecen. Plataformas como Instagram y Tumblr han sido revolucionaras para las minorías y han permitido a la comunidad LGBT y a la gente de color formar comunidades artísticas. Como consecuencia, los fotógrafos emergentes de color se han forjado un espacio único y propio. Resulta alentador ver el amplio rango de identidades, experiencias y bellezas negras que estos jóvenes creativos están presentando al mundo. Abarcan el mundo entero ―desde Nueva York hasta Bélgica o Kenia― y permiten la representación de un espectro más completo de la diáspora negra.

La alegría negra abunda en estas fotos. Myles Loftin presenta una imagen de unos chicos negros riendo y disfrutando de la vida mientras visten sudaderas con capucha de colores vivos. La foto ilustra que los hombres negros con sudaderas de capucha no son sinónimo de violencia y crimen. Y fotógrafos como Kamau Wainaina, Yannis Davy Guibinga y Miora Rajaonary pintan una visión más refrescante de África, una visión llena de orgullo, cultura y prosperidad. Algunos de estos fotógrafos no tocan directamente la identidad negra en absoluto y eso también es importante.

David Uzochukwu, afincado en Bruselas, crea bellos mundos de ciencia-ficción en Adobe Suite. Sus fantasías conducen fortuitamente a una estrecha relación artística con FKA Twigs. Mientras tanto, los fotógrafos de moda Davey Adesida y Ekua King realizan íntimos y serenos retratos de modelos y celebridades que añaden diversidad a este campo.

Aquí te presentamos diez fotógrafos negros a los que no deberíamos perder de vista en 2018.

David Uzochukwu
David Uzochukwu solo tiene 19 años y resulta impresionante saber que ya ha cimentado una carrera bien establecida que rivaliza con fotógrafos muchos años ―o incluso décadas― mayores que él. Este creativo nacido en Austria y criado en Luxemburgo fotografió a FKA Twigs para una campaña de Nike y más tarde colaboró en un fanzine con ella. Además de eso, ha fotografiado a celebridades como Pharrell Williams o Ibeyi y ha trabajado en una campaña para Missoni x Pigalle. No está mal para un adolescente que aprendió él solo a usar Photoshop en su habitación.

“Me decanto por el asombro y la vulnerabilidad”, dice David acerca de su estética, que por lo general incluye cielos fluorescentes, cuerpos contorsionados y referencias alienígenas. “Estoy tratando de liberarme del bagaje emocional. Da una sensación de limpieza”. Los fantásticos autorretratos de David dan la sensación de haber sido fotografiados en Marte. Hay una foto de David, desnudo y encerrado en una burbuja de color rosa, flotando en el cielo. Es como un feto ―sensible y puro― que se protege a sí mismo.

David empezó a hacer fotos a los 11 años, cuando cogió la cámara de su madre durante unas vacaciones (“Después de aquello ya no hubo vuelta atrás”). Escuchar a David hablar sobre cómo vivió en ciudades pequeñas y aisladas cuando era niño ofrece un poderoso contexto para sus fotos. “Cuando era pequeño siempre salía a jugar fuera”, nos cuenta. “Mi abuelo parecía saberlo todo sobre la naturaleza y allá donde íbamos siempre había un montón de naturaleza alrededor. Crecer en esos espacios tan aislados significaba sentirse muy expuesto como minoría. Un poco de todo eso está presente en mi obra actual”. Está bien claro: las barrocas imágenes de ciencia-ficción de David tratan sobre un adolescente que se siente como un alienígena en su propio hogar.

daviduzochukwu.com

Myles Loftin
“Me interesa explorar cómo la identidad negra es absolutamente matizada y contribuye a conformar la personalidad”, dice Myles Loftin, de 20 años de edad, a i-D. “Pero sobre todo deseo explorar la belleza inherente que existe en ‘ser negro y estar orgulloso de ello'”.

Las coloridas Polaroids de este estudiante de Parsons reflejan la alegría de las personas de color y son tan vibrantes como el color de su cabello, teñido de rojo brillante. Fotografía a sus modelos negros frente a fondos contundentes ―que van desde el naranja clementina al amarillo plátano― y ellos parecen existir en un permanente estado de felicidad. Myles opta por las sonrisas más que por la fría cocción a fuego lento. Y la visión de la identidad negra que captura incluye diversas formas de expresión de género, vulnerabilidad y moda capaz de derribar fronteras. Su foto de cuatro chicos negros que ríen amontonados unos sobre otros inmersos en puro júbilo específicamente trata de “acabar con la demonización de la imagen que tiene la sociedad de los chicos y los hombres negros que visten sudaderas con capucha”, compartió Myles en un emotivo post en Instagram. “La fotografía posee la capacidad única de dar importancia a las personas que captura”, afirma. “Cuando decides fotografiar algo o a alguien, estás diciéndole al mundo que eso importa y que debería prestarle atención”.

La alegría es una emoción fugaz. De modo que tiene todo el sentido del mundo que Myles emplee una Polaroid, con su película de procesado rápido, para capturar a sus modelos. Le permite vivir el momento. “La experiencia única que se crea entre el modelo y el fotógrafo es lo que más interesante encuentro de las Polaroids”, explica. “Puedes hacer una foto, revelarla en cuestión de minutos y compartirla con esa persona para que la vea y la conserve”.

mylesloftinphotography.com

Laura Alston De algún modo, la serie de Laura Alston As Laid As It’s Tied da la sensación de ser un conjunto de fotos familiares antiguas capturadas por un fotógrafo en unos grandes almacenes. Y eso es todo un halago, te lo prometo. Lo que Laura consigue a través de esta estética es que sus modelos negros muestren orgullosos sus identidades en un formato que históricamente ha tratado de borrarles. En lo relativo este tipo de fotografías, las familias de color tienden a dejar a un lado su ropa diaria y vestirse con traje, corbata y vestidos elegantes. Pero los jóvenes que aparecen en As Laid as It’s Tied llevan sus do-rags y sus chaquetas vaqueras y dan la sensación de ser una familia que ha inventado sus propias reglas. En consecuencia, la fotógrafa captura el yo más auténtico de los modelos. Si a eso añadimos la compleja política racial que encierran los do-rags, estos retratos adquieren un aire radical y subversivo.

“Quería mostrar mi reconocimiento en lo referente a cómo los do-rags llevan años existiendo en nuestra tradición”, explica Laura Alston a i-D, hablando sobre la compleja importancia de este tipo de pañuelo que se lleva en la cabeza. “Ya sea por funcionalidad o por moda, los rituales capilares de la gente de color ―como llevar do-rags― son bellos no solo porque dan forma al cabello para obtener un aspecto deseado, sino también por el proceso que ha habido que atravesar para llegar hasta ahí”.

Laura afirma que empezó a utilizar la fotografía como medio creativo durante su primer año en la universidad. “Siempre llevaba conmigo una cámara desechable y hacía fotos de amigos, artistas y eventos”, indica. “Después esperaba meses antes de revelar el carrete. La gratificación pospuesta y la nostalgia me resultaban reconfortantes”. Desde entonces, esta joven de 22 años ha seguido adelante hasta licenciarse en Artes Visuales por la Universidad de Columbia y ha fundado la marca artística Afrobaby Movement, cuyo objetivo es “celebrar la individualidad a través del cabello natural, el arte y el hip hop”. Para Laura, es muy importante producir auténticas expresiones creativas de la identidad negra, porque busca iluminar las facetas ignoradas de nuestra experiencia como comunidad. “Muchos medios mercantilizan el trauma y la tragedia de los negros, así que pienso que es necesario crear obras que celebren la alegría y el bienestar de nuestra comunidad”.

lauraalston.com

Yannis Davy Guibinga
“Cuando se cuentan historias sobre África y sus gentes, la diversidad de identidades y experiencias dentro de la diáspora africana es algo que a menudo se obvia”, afirma Yannis Guibinga. Este fotógrafo de Gabón ha convertido en su misión ayudar a corregir esta visión monolítica de África. Ofrece una exuberante representación del rico continente: paletas de colores primarios sobresaturados, modelos deslumbrantes y frondosos jardines. En cierto modo, sus fotos dan una sensación futurista. La arquitectura es impecable y elegante, sus modelos llevan sombras que les hacen parecer ciborgs y el cielo es de un infinito azul marino intenso, como de otro mundo.

“Como artista africano, comprendo la necesidad de utilizar mi arte para contribuir a cambiar el modo en que la gente piensa acerca del continente”, afirma Yannis. “Me interesa mucho fotografiar a personas que se sitúan en la intersección de diferentes identidades y muestran que, aunque sus experiencias como africanos pueden ser ligeramente diferentes, son todas igualmente auténticas y válidas”.

Yannis afirma que empezó a interesarse por la fotografía cuando iba al instituto, “por puro aburrimiento y porque era un modo de encontrar algo que hacer los fines de semana”. Afortunadamente, su interés casual se convirtió en una colorida pasión vital. Lo que más le gusta de la fotografía es “su capacidad para narrar historias sobre las personas, sus identidades y sus experiencias de la forma más precisa y realista posible”.

yannisdavy.com

Davey Adesida
Los azules y los grises suaves como un susurro de los retratos de Davey Adesida confieren una relajante intimidad a sus imágenes. Sus paletas de colores limpios y sus decorados convierten sus fotos en reconfortantes momentos de tranquilidad en nuestros abarrotados Instagrams.

El calmado enfoque de Davey se debe a su duradero amor por las películas clásicas de Hollywood (de hecho afirma que ellas son el motivo por el que empezó a fotografiar). Davey tiene poco más de veinte años, pero se describe a sí mismo como un “alma anciana”. Así que, por supuesto ―igual que sus películas favoritas―, hace todas sus fotografías con carrete analógico. “Utilizo un montón de Kodak”, dice, explicando su amor por este anticuado formato. “Está muy bien para los tonos de la piel”.

Criado en Nigeria, Davey vive actualmente en Nueva York y ya fotografiado a jóvenes creativos emergentes como el colectivo de moda Vaquera, el presentador de podcasts Dylan Marron y la estrella de Stranger Things Caleb McLaughlin. Cuando le preguntamos qué es lo que le atrae de sus modelos, la respuesta de Davey es tan poética como sus fotos: “Podría ser cualquier cosa. Piernas, rostro, movimiento, bondad en sus ojos…”.

daveyadesida.com

_xST
El fotógrafo residente en Philadelphia _xST (cuyo nombre real es Shawn Theodore) pone de manifiesto la fascinante magia de la piel negra en sus imágenes de gran contraste. La piel de sus modelos es de un negro intenso, casi sobrenatural ―sus rasgos faciales quedan completamente ocultos por la oscuridad― y posan frente a brillantes fondos complementarios. Los negros de piel oscura han experimentado estigma y prejuicios desde el inicio de la esclavitud, por eso resulta tan poderoso ver cómo _xST intensifica las sombras en sus imágenes y convierte la piel de sus modelos en el negro más negro posible. Es un corte de mangas a los dañinos ideales eurocéntricos de belleza.

“Mi uso de las siluetas es un tributo a la obra y la influencia del pintor del Renacimiento de Harlem Aaron Douglas”, explica _xST acerca de sus distintivas siluetas. “Su teoría era que las artes ancestrales de África eran destacadas, significativas y por encima de todo una parte de nuestra herencia negra. Y deberíamos emplearlas para proyectarnos a nosotros mismos”.

_xST se llama a sí mismo “afromitólogo”. Explica el término como “alguien que cuestiona la historia oficial y explora la radical posibilidad de narrativas alternativas mediante la creación de una mitología afroamericana omitida, pero aun así necesariamente específica”.

_xST espera que otros fotógrafos negros abracen también su uso de la estética de Aaron Douglas. “En mi opinión, no hay mejor forma de ponerse al timón del poder de la identidad negra que a través del uso y la adaptación de la silueta”, afirma. “Es una forma maravillosa de interpretar el significado y el sentimiento contenidos en el expresionismo negro, cuya finalidad es invitar a disfrutar de la maravilla que supone todo”.

shawntheodo.com

Kamau Wainaina
Uno de los recuerdos más poderosos de Kamau (fotógrafo de 20 años de edad) es descubrir fotos antiguas de sus abuelos y asombrarse de “lo innovadoramente vestidos que iban y lo empoderados y modernos” que eran. “El hecho de que me chocara tanto es bastante jodido”, explica, hablando de cómo los medios han deformado su percepción de la cultura y la historia de Kenia. “Creo que no nos damos cuenta del poder que esa representación visual y esa tergiversación tienen para influir en la gente”.

Esto ha inspirado a Kamau a ofrecer una visión más personal de su hogar. Actualmente estudia en la Universidad de Nueva York y realiza cálidas y granuladas fotografías de su familia y sus amigos kenianos, que funden bellamente la fotografía de moda con la documental. De hecho, Kamau afirma que la razón por la que ama la fotografía es su capacidad para “capturar simultáneamente nuestro mundo y nuestra imagen, pero también para crear y mantener mundos que nunca podrían existir en la realidad”. Sus fotos naturalistas ilustran cómo las vidas de las personas de color están rebosantes de momentos que merecen ser capturados en una fotografía. No hace falta iluminación de estudio ni Photoshop. “Me hace mostrarme cauto ante lo fácilmente que podemos degradar la representación de otras personas empleándolas para nuestras imágenes”, comparte Kamau. “Estetizar su dolor y cosificar su existencia. Jamás en la vida quiero hacer algo así”.

Kamau normalmente fotografía con una cámara de formato medio ―empleando películas vívidas como Fujicolor 400 y Kodak Portra 400— pero afirma que últimamente ha pasado a la fotografía digital. Y no es porque su amor hacia la fotografía analógica haya desaparecido (“Sinceramente, lo caros que son los carretes me ayuda a concentrarme, así que soy más paciente y determinado con cada foto”). Es porque los rollos de película son muy difíciles de encontrar en Kenia. “En Nairobi, encontrar carretes de fotos es como salir a cazar unicornios”, dice acerca del reto que supone. “Y revelarlos es casi imposible”.

Independientemente de eso, Kamau se mantiene firme en su objetivo de cambiar la percepción que tiene el mundo sobre Kenia. “Resulta frustrante ver cuántas fotos de Kenia y sus gentes proceden de personas externas que nos representan de manera equivocada porque solo buscan determinada imagen que venda”.

kamau.com

Ekua King
Ser una fotógrafa negra no debería significar que tu obra siempre tenga que estar centrada en la identidad negra. Que se espere eso de ti puede ser muy limitador. La fotografía de Ekua King desafía esa premisa. Aunque esta antigua colaboradora de i-D frecuentemente fotografía hombres negros, el objetivo real parece estar en capturar el exultante dinamismo de los jóvenes adultos. Unos chicos sin camiseta y con los abdominales marcados juegan al fútbol, modelos fuera de servicio aparecen fotografiados comiendo en Mc Donald’s y unos jóvenes pasan el rato por todo LA en pistas de baloncesto y rincones en la calle. “No solo fotografío hombres negros”, explica Ekua, que posee herencia jamaicana. “Pero ellos son los modelos con los que me siento más conectada y que más me interesan dentro de mi obra. Encuentro cautivadora la manera de moverse de los hombres negros. La imagen del hombre negro es un tema que llevo tomando y retomando desde mi proyecto final en la universidad”.

Ekua afirma que le encanta cuando sus fotos son capaces de volar con sus propias alas y contar una historia completa por sí mismas. Encuentra difícil fotografiar a un modelo que con el que no haya creado una conexión personal. Esto resulta obvio a través de su amable enfoque. En una fotografía en forma de díptico, se concentra en un hombre joven que estira sus largos brazos y su esbelto cuerpo de formas cautivadoras. Es profundamente íntimo. La foto parece más meticulosamente analítica que sexual. Y la mirada cariñosa de Ekua tiene un fin: “La asociación de la negatividad con los hombres negros me impulsa a crear obras que desafíen los estereotipos y ofrezcan representaciones sinceras, empoderadoras y positivas”.

ekuaking.tumblr.com

Myles S. Golden
“Me encanta la naturaleza indiciadora de la fotografía”, nos cuenta el estudiante de la Universidad de Nueva York Myles S. Golden. “Cada fotografía contiene una fecha entretejida en sus fibras y eso le confiere un aire abrumadoramente bello. Cuando miro fotografías de mi familia, especialmente las de mis padres y mis abuelos de antes de que yo naciera, me siento impresionado por la cantidad de historias que contiene cada encuadre”.

Este artista femme no conforme con las normas de género realiza autorretratos altamente conceptuales que exploran el género en relación con la identidad negra. Myles, en sus fotos, se muestra carente de temor. En la impactante serie en blanco y negro A Dead Name That Learned How to Live, examinó la lucha por la liberación negra. Myles emplea cuerdas y desnudos frontales completos para ilustrar la oscuridad que ha quedado incrustada para siempre en el legado de la esclavitud. “Principalmente utilizo película en blanco y negro porque creo que las complejidades de la identidad negra y la multiplicidad de arquitecturas de los cuerpos negros no quedan ocultas en la película en blanco y negro”, explica Myles. “La iluminación, la supresión y las sombras son reverberaciones temáticas que han estado girando en círculos en torno a los cuerpos negros a lo largo de toda la historia. Utilizo estos paralelismos dentro de mi obra para separar lo que es la historia negra de lo que ha sido”.

mylessgolden.com

Miora Rajaonary
Originaria de Madagascar, Miora empezó a hacer fotos cuando se mudó a Sudáfrica y “comencé a cuestionarme mi identidad como mujer”. Considera que la fotografía es terapéutica y trata de encontrar respuestas acerca del interior de sus modelos a través de sus fotos. “Y un poquito sobre mí también, supongo”, admite. La obsesión de Miora con la exploración resulta especialmente obvia en su documentación de la escena punk de Soweto (un municipio de Johannesburgo). Los jóvenes sudafricanos aparecen fotografiados practicando skate, bailando, llevando maquillaje al estilo de KISS y, en fin, simplemente disfrutando de la vida. “Las imágenes de los dinámicos, ingeniosos y creativos jóvenes africanos todavía son la excepción”, indica Miora.

Miora no está implicada en la escena punk de Soweto, pero hay muchas cosas que admira de esa subcultura. “Me siento identificada con ellos, porque no hacen lo que se espera de ellos como jóvenes de color”, afirma. “Están reclamando una música asociada a las personas blancas en un país donde la población y la cultura todavía están enormemente segregadas y hacen lo que quieren sin preocuparse de la raza o las normas. Fue muy surrealista y muy liberador capturar eso, especialmente aquí, en Sudáfrica”.

miorarajaonary.photoshelter.com


Todas las imágenes cortesía de los fotógrafos


Fuente: ID

One Tecno

Tech

Gigabyte lanzara una placa para competir con la Raspberry Pi

2 agosto, 2017

Gigabyte está lanzando su propia PC single-board, para competir con la Raspberry Pi, la Gigabyte GA-SBCAP3350. La diferencia con la Raspberry Pi es que a la placa de Gigabyte de le puede personalizar la RAM. La placa cuenta con una ranura DDR3L SO-DIMM, un canal único, que soporta hasta 8 GB de RAM.
La GA-SBCAP3350 también incorpora un procesador de doble núcleo Intel Celeron N3350 con gráficos integrados. El procesador tiene una velocidad de reloj de 1,1 GHz y una velocidad Turbo de 2,4 GHz.
La GA-SBCAP3350 unas dimensiones de 146mm x 102mm; un puerto hdmi, dos puertos ethernet, dos puerto USB 3, una salida para auriculares, un puerto GPIO, un conector SATA y varios conectores para puertos USB 2.0.
Esta nueva placa de Gigabyte saldrá a la venta el mes que viene, y desde luego será un duro rival para Raspberry Pi.
Gigabyte GA-SBCAP3350

También podemos ver que la Gigabyte GA-SBCAP3350 llegara con un disipador completamente plano que cubre toda la zona posterior del PCB.
Por ahora Gigabyte no ha revelado precios, ni disponibilidad de esta nueva placa.

La entrada Gigabyte lanzara una placa para competir con la Raspberry Pi aparece primero en HD Tecnología. […]

Tech

Review Destiny 2: Lo que debería haber sido su predecesor

30 septiembre, 2017

Bungie, en Septiembre de 2014, produjo el primer título de esta serie, siendo su prueba de fuego para ver que tal les iba comercial y culturalmente hablando, al ir dejando de lado la franquicia Halo, y cómo funcionaría la relación junto a sus nuevos compañeros de Activision. Pues bien, en aquel momento Destiny tuvo una muy buena acogida por parte de los jugadores, pero se le daba muy duro en cuanto a que no poseía un modelo de Historia sólida, dejando demasiado de lado esta parte para centrarse en el modo Online y la interacción con otros jugadores. Este Septiembre de 2017 Bungie vuelve a intentarlo con Destiny 2, procurando haber escuchado a sus clientes e intentando dar una historia mucho más rica: explicando de manera mas profunda quien es El Viajero, y cómo y porqué necesitamos recuperarlo de las manos de Ghaul y el Cabal.

El juego comienza con un breve prologo que nos llevará cerca de 20 minutos completarlo:

Historia
Como en el primer título, seremos responsables por salvaguardar a El Viajero, y poder recuperar nuestra Luz. De esta manera podremos enfrentar al ejercito del malvado Ghaul y salvar a la galaxia por siempre. Todo muy lindo. Pero lo realmente bueno es que este Destiny a nivel Historia es lo que nunca logró ser, mas alla de los DLCs pasados, el anterior. Evidentemente las críticas recibidas fueron escuchadas y es por eso que podemos decir que el Single Player es rico, tanto como han sido grandes títulos del año pasado como Titanfall 2, que también entendió que está bien ganar dinero con el Online, pero los jugadores necesitan algo mas y es la Historia que debe haber tras cada juego.

Un juego donde solo los usuarios generen contenido puede servir para títulos como un Battle Royale al estilo PUBG, o un DOTA2. Un FPS sin una historia es lo mismo que un auto hermoso pero sin motor. Por suerte a este auto le han puesto un motor, y de los potentes. Si no son de los que les gusta matarse a tiros con otros jugadores, sino que mas bien les gusta la parte cooperativa, este juego tiene una historia larga y que les dará unas cuantas horas de diversión solos o con amigos.
Clases y Progreso
El sistema de progreso es mas adictivo que nunca. Como en el anterior título iremos avanzando mediante nuestra barra de progreso verde, hasta alcanzar un nuevo nivel y poder desbloquear un punto de mejora o una Subclase. Dependiendo cual de los 3 tipos de guerreros hayamos utilizado al comenzar (Hunter, Titan o Warlock), tendrá también 2 subclases diferentes. Con respecto a las clases, Skills pasivos y movimientos:

SuperHabilidad: Presionando L1 y R1 a la vez, una vez llenada la barra, podremos ejecutar una de las super habilidades que el personaje poseerá, dependiendo de cual subclase y clase hayamos elegido.
Habilidades de Clase: A la izquierda del personaje. Son habilidades de subclases. Pueden utilizarse manteniendo apretado el botón indicado (agacharse) y siempre podremos tener para elegir 2 de estas acciones en la barra inferior izquierda.
Sublcases Pasivas: Tendremos a dos grupos de 4 a la derecha de nuestro personaje, arriba y abajo. Una será la que modificara tu superhabilidad y la otra es tu jugabilidad en general.
Granadas: Muy simple, ya que modifica cómo las granadas se comportarán dependiendo de la elección que hagamos.
Movilidad: El grupo de 3 skills en la base de nuestro personaje. Como con las granadas, solo podremos elegir alguna de las tres para seleccionar. Depende de tu subclase.

A diferencia del anterior Destiny, en Destiny 2 eligiremos entre sólo 2 caminos para nuestro personaje, y de ahí tendremos la posibilidad de elegir entre los 4 skills desbloqueados. Para cada skill necesitaremos obtener un punto de que se obtiene al subir de nivel. También al completar aventuras. Si no estamos de acuerdo con nuestra subclase podremos obtener puntos de upgradeo para utilizarlo en otra subclase y así ver para donde queramos ir.

Si eliges ser un Titan, estarás eligiendo la primer subclase que sera Titan Sentinel, si eliges ir por el Hunter entonces tendrás al principio un Hunter Arcstrider, y si eliges a un Warlock entonces te tocará el Warlock Dawnblade. Cuando lleguemos cerca del nivel 10 tendremos el segundo cambio de subclase y podremos desbloquear al Striker, Voidwalker o al Gunslinger, y luego cerca del nivel 14 o 15 repetiremos de la misma manera para la tercer subclase y final Sunbreaker, Nightstalker y Stormcaller.

Gráficos y jugabilidad
Hemos podido probar la versión de PS4 en una PS4 PRO (estamos atentos a la versión de PC cuando salga) para esta Review. El juego, a diferencia del anterior donde la paleta de colores era mas gris y todo tendía mas a lo oscuro, en su segunda versión tiende a ser mas colorido, con cielos azules y bosques, o rojizos y anaranjados, dependiendo del planeta o luna donde nos encontremos. En esto Bungie ha hecho una mejor sustancial no solo al motor gráfico, con efectos de luces, agua, viento, sino que también la paleta de colores es mucho mas amplia. Planetas con follaje rojizo, planetas inundados, bosques, edificios infestados por parásitos al mejor estilo Alien, etc. La variedad es completa y el ojo agradece esto, al menos en lo personal.

En cuanto a la Jugabilidad, es casi identica a la anterior, salvo que siento la física y los controles más pulidos. Me costaba muchísimo apuntar con un Pad en consolas y en su época me compre un aparato llamado XIM3 para conectarle un teclado y un mouse, que emulaba perfectamente la sensación de jugar en PC. Obviamente en Consolas esto es tomado como un cheat, ya que es muy grande la diferencia entre aimear con un Joystick de PS4 contra un combo Mouse+Teclado. Esta vez y sin el XIM3 (ya lo vendí igualmente), apuntar se siente mas fácil y mejor. Siempre tendremos la ayuda mínima de que si mantenemos presionado L2 la mira sigue un poco al enemigo, o al apuntar cerca del Hitbox del enemigo se acercará hacia él de forma automática.

Las misiones son similares a su predecesor, lo mismo las secundarias y los eventos random que podremos habilitar para jugar en Coop así no tengamos una franquicia de Playstation Plus, durante los mapas generales. Para poder jugar al modo PVP y para entrar en Raids, necesitaremos tener una suscripción Gold en Microsoft Xbox o Plus en Playstation Network, a poner dinero extra señoras y señores, no hay otra.
Los eventos anunciados recién comienzan, por ejemplo en estos días ya se ha habilitado el primero de los Raids (fue el 13 de Septiembre) y para los campeones de algunos modos PvP ya poseen la oportunidad de ser participes del famoso “La prueba de los Nueve” que es el evento mas de Élite que hay para la comunidad Destiny por el momento.
Música
La música es uno de los tantos puntos a favor que tiene este juego. Pareciera que el mismísimo John Williams estaría diseñando cada canción en cada momento del juego, junto con los efectos de sonido durante cada situación de intriga, búsqueda o acción.

El ambiente que logra generarse en momentos de tensión y suspenso es excelente. Cuando nos enfrentamos a hordas de enemigos o subjefes, la música pasa a ser un elemento clave en hacer que nuestros corazones vayan a 150 revoluciones por minuto.
Conclusión
Destiny 2 sobrepasa en todo aspeco posible a su sucesor. Bungie ha tomado nota de todos los problemas y lo que aburría en algunos aspectos la primera versión, y ha logrado sin un DLC todavía, superar a su anterior creación. Si bien hay muchos aspectos que se pueden llegar a mejorar (repetición en misiones secundarias que son siempre lo mismo y la poca cantidad de enemigos), ha mejorado sustancialmente y eso se festeja. Si te gustan las aventuras espaciales, los FPS, jugar en Cooperativo o PVP buscando tesoros y desbloquear nuevo contenido que se irá agregando con el paso de los días, Destiny 2 es un juego que tranquilamente te puede capturar unas 200 hs, si es que te va este estilo de juego.

Ya disponible en Xbox One y Playstation 4 (versión en la cual hicimos esta review y grabamos los videos que ven) desde el 6 de Septiembre pasado. Para los amantes de la PC y jugar a un FPS como creo que se debe, con un teclado+mouse, deberán esperar al 24 de Octubre.
Las versiones Standard se consiguen a U$S60, la Limited Edition a U$S100, la versión con Season Pass a U$S90, la Digital Deluxe también a U$S100 y la Collector´s Edition a U$S250.

A Favor

Historia Single Player
Diversión Coop con eventos Jugador Vs Jugador
Jugabilidad
Ambientación
Variedad de armas, ítems, etc

En Contra

Variedad de enemigos
No poder jugarlo en PC todavía

La entrada Review Destiny 2: Lo que debería haber sido su predecesor aparece primero en HD Tecnología. […]

ONE News