la revista 'girls like us' imagina futuros alternativos para mujeres jóvenes

Las poderosas conversaciones orientadas a la acción que inician las chicas jóvenes en las redes sociales muestran que un nuevo tipo de activismo está ganando terreno. Dos ejemplos: el movimiento #metoo y la Marcha de las Mujeres de 2017. La publicación independiente Girls Like Us está tratando de documentar estos revolucionarios cambios con retratos inéditos, arte experimental y entrevistas profundamente personales.

Producida por un equipo internacional repartido entre Ámsterdam, Bruselas y Estocolmo, la revista incluye los perfiles de pioneras de la creación que trabajan para construir un “futuro menos patriarcal”. Sus páginas han sido honradas con la presencia de mujeres como Juliana Huxtable, y Chris Kraus, autora de Amo a Dick.

Cada número de Girls Like Us, que debutó en 2005, se centra en una faceta específica de la femineidad. Números anteriores han examinado conceptos sociales como el trabajo, las generaciones y la familia. Este último número se centra en “el futuro”. Puede que el enfoque suene abstracto, pero permite a la revista llegar directamente al corazón de sus temas. Cuando pidieron a la artista queer Wu Tsang que escribiera una frase de 15 palabras acerca de cualquier cosa, el resultado fue pura poesía: “I love you, or I want to live with you, or you imprison me, etc.” (Te quiero, o quiero vivir contigo, o tú me encarcelas, etc.). Las entrevistas incluidas en Girls Like Us exponen la ternura incluso de las figuras más radicales y progresistas.

i-D habló con el equipo tras Girls Like Us sobre qué supone imaginar “futuros alternativos” para las mujeres jóvenes y sobre lo que significa ser una publicación “de interés femenino” de pequeña tirada en 2017.

Fotografía Lyndsey Welgos

¿Cómo surgió la idea de la revista?
Jessica Gysel:
Como sucede con la mayoría de las revistas, Girls Like Us nació de una experiencia de ausencia, de falta de determinado punto de vista y del deseo de dar espacio a las voces silenciadas. Girls Like Us ha cambiado de disfraz unas cuantas veces a lo largo de los años. Empezamos con un formato más pequeño, similar a un fanzine, allá por 2005. Después, en 2009 realizamos un importante cambio de diseño y nos libramos del estrecho carácter lésbico de la revista abriéndola a mujeres de todos los géneros y experimentando con el diseño gráfico. La forma y el contenido son igual de importantes.

Girls Like Us no solo existe en forma de revista. También hay una comunidad tras ella. ¿Cómo llegasteis a crearla?
Jessica: Desde el principio, crear espacios físicos donde las mujeres pudieran reunirse ha sido una parte importante de la revista. Especialmente en estos tiempos digitales que corren. Fiestas, proyecciones, lecturas, cenas… Todo lo que puedas imaginar, lo hemos hecho. Actualmente estamos preparando la primera velada de nuestro bar lésbico, “Madres e Hijas”, que se celebrará en el espacio cultural Beursschouwburg de Bruselas los tres últimos viernes de diciembre.

Fotografía Tosh

¿Cómo decidís los temas de cada número?
Jessica:
Al principio no trabajábamos en torno a temas, pero poco a poco fuimos descubriendo que había determinadas cuestiones que regresaban una y otra vez en cada número. Queríamos explorarlas más profundamente. Dicho esto, lo cierto es que incluimos un poquito de cada tema específico en todos los números. Dado que tratamos de ofrecer opciones para un futuro menos patriarcal, es lógico repensar las distintas modalidades de trabajo, juego, economía, etc. y continuamente tratamos de profundizar en esos conceptos. Trabajamos de forma bastante intuitiva sobre los temas y nunca afirmamos tener todas las respuestas. De este modo, el proceso es igual de importante que el resultado. A menudo cometemos errores y fracasamos, pero eso también es importante.

En medio de este tumultuoso clima político, ¿qué se siente trabajando en una revista como Girls Like Us?
Jessica:
Estamos viviendo unos tiempos emocionantes y difíciles. Parece que cada vez hay más espacio para las ideas que llevamos propagando desde el primer día: fluidez de género, intercambio intergeneracional, narrativa oral, todos los tipos de feminismo, etc. Cuando empezamos, la palabra “feminismo” todavía tenía connotaciones negativas para determinado grupo de mujeres. Esto ha cambiado drásticamente a lo largo de los últimos diez años. También estamos muy emocionadas con la llegada de una generación más joven que vincula la teoría con la práctica casi sin esfuerzo. Tenemos curiosidad por ver cuáles serán los siguientes pasos de estos movimientos.

Imagen Casey Jane Ellison

¿Cuáles son vuestros artículos favoritos de la revista hasta la fecha?
Jessica:
Nuestro perfil sobre Orla Barry y Els Dietvorst, dos “artistas convertidas en pastoras”. Documentamos su transición de la ciudad al campo y su lucha por crear una “familia no nuclear” con sus dos hijos adoptados.

Katja Mater: A mí me encanta cuando los artículos juegan con el formato, como “El registro de seudónimos”, de Riet Wijnen, que explora los alias, alter egos, nombres en clave, apodos y pseudónimos de artistas, criminales, matemáticas, etc. O “El apretón de manos”, que es un manual amateur para masajes manuales creado por Hacking With Care. Se trata de un colectivo compuesto por hackers/activistas, cuidadoras y artistas que crean recursos y organizan ocasiones para el rejuvenecimiento del cuerpo y la mente y para la (re)apropiación del cuidado.

Sara Kaaman: ¡Son demasiados! Así que me decantaré por nuestra estrella invitada habitual Hanne Lippard, una artista residente en Berlín. Para cada número le encargamos que escriba un poema acerca del tema en cuestión. El resultado siempre es una visión divertida y certera del tema, con sutiles juegos de palabras.

Marnie Slater: La conversación entre Camae Ayewa, Hannah Catherine Jones y Rasheedah Phillips en nuestro número más reciente. Era la primera vez que Hannah se reunía con Camae y Rasheedah. Como editora nueva en el equipo, para mí fue algo realmente excepcional poder presenciar cómo compartían sus experiencias, sus prácticas y sus investigaciones en torno al Afrofuturismo.

¿Quién es la estrella de portada de vuestros sueños?
Jessica: Un retrato de grupo: una reunión de mujeres de diferentes géneros, etnias, sexualidades y generaciones.

“Raised By Lesbians” de Eden Batki

Existe una increíble cantidad de revistas “de interés femenino” ahí fuera, pero aun así hay muchas mujeres que sienten que sus experiencias no se ven representadas. ¿En qué debe mejorar la industria?
Jessica:
Dejar de observar a las mujeres como fetiches y como objetos. Punto.

Trabajáis fuera de las típicas capitales donde se publican las revistas habitualmente. ¿Cuáles son las ventajas de producir Girls Like Us en Ámsterdam, Bruselas y Estocolmo? Jessica: Estamos un poco fuera del radar, lo que nos permite producir a nuestro propio ritmo. Tratamos de poner en práctica el concepto de “temporalidades queer” para nuestro propio beneficio.

¿Qué consejo daríais a las chicas jóvenes que sueñan con crear su propia publicación?
Jessica: Sigue tu corazón, ten un concepto claro y simplemente hazlo. Si realmente crees en lo que estás haciendo y te diviertes haciéndolo, pocas cosas pueden salir mal.

Fotografía Eve Fowler

Fotografía Martha Thisner

Imagen Sidsel Meineche Hansen


Fuente: ID

One Tecno

Tech

Un enjambre de robots a tu disposición

5 septiembre, 2017

La falta de medios para la investigación puede que sea un problema generalizado, pero en algunas áreas de la investigación robótica podría decirse aquello de que el hambre agudiza el ingenio. Por eso, el Instituto de Tecnología de Georgia, Estados Unidos, ha creado una especie de laboratorio compartido que puede usar mucha gente por turnos, a través de Internet. Funciona con decenas de pequeños robots que se controlan de forma remota.Seguir leyendo. […]

ONE News