María Valverde: “Estoy en un momento vital de cambio, viendo si quiero seguir haciendo esto”

María Valverde en un momento de encrucijada vital.

Pasar las vacaciones conociendo un poco más California y disfrutando de la casa de Los Ángeles que comparte con su pareja, el músico y director de orquesta venezolano Gustavo Dudamel, se ha convertido en un planazo veraniego para María Valverde (Madrid, 1987) tras un año de muchos vuelos a uno y otro lado del charco. Trayectos profesionales y personales ("no paso más de dos o tres meses sin ver a mi familia, vengo todo el rato, aprovecho cualquier oportunidad por tonta que sea para viajar a España", apunta) de una actriz que, al mismo tiempo que ha internacionalizado su carrera, confiesa vivir un período de refexión y autodescubrimiento, de transformación y de profunda voluntad de ampliar horizontes y seguir evolucionando.

¿Quizás sea culpa de la tan cacareada crisis de los 30, que cumplió hace unos meses? "Sí, puede", reconoce entre risas: "A veces te cuestionas si quieres seguir haciendo lo que haces, y pierdes ilusión por ciertas cosas. Sí, es una crisis, aunque pasará. Estoy en una búsqueda interna, probando cosas diferentes, viendo si quiero seguir haciendo esto. No sé si la treintena tiene que ver, pero vitalmente me siento en un momento de cambio. Llevo 15 años dedicándome a la actuación sin dar cabida, en parte, a otras cosas. Quiero ir más allá. Me gustaría seguir siendo actriz, pero eso es algo que uno no siempre puede decidir, y soy muy consciente de eso. Quiero ser parte de los proyectos desde el principio y ayudar a darles forma. Y necesito llenarme de cosas que no tengan nada que ver con esto, porque son las que alimentan mi alma".

MADRID, LONDRES, LOS ÁNGELES

María Valverde ha quemado etapas a la velocidad de la luz. Debutó, y ganó un Goya (por 'La faqueza del bolchevique', en 2003), siendo adolescente. Vivió una juventud con cierto acoso mediático durante su relación con Mario Casas.Y, sin dejar de trabajar, ni perder cierto tirón por los caminos menos obvios, decidió tomar distancia. La vida la llevó a Londres, donde pudo reconectar consigo misma.

¿Tan difícil te lo ponían los paparazzis?

En aquel momento me costaba mucho de entender. Ahora es distinto, la perspectiva te cambia. En Londres me sentí muy liberada. El hecho de ir en metro, por ejemplo: antes estaba un poco obsesionada, por si me miraban, y lo pasaba mal. Ahora se me olvida, imagino que por el hecho de vivir fuera desde hace un tiempo y venir sólo de vez en cuando, y me siento tranquila. Sin una presión que antes me ponía yo misma. Yo creo que las cosas cambian, se recolocan, y entiendes la situación un poco mejor. Y supongo que en algunos momentos uno es un poco torpe, pero lo haces de la mejor manera que puedes. No sería sencillo de llevar… No lo era, pero tampoco ayudé a que fuera un poco más fácil. Es complicado porque pierdes naturalidad, sientes que no puedes ser tú del todo, te incomoda por la gente que en ese momento está contigo… Imagino que hay que encontrar un balance. Por eso, a veces está muy bien el anonimato. Todo termina siendo mucho más saludable. Ahora me tomo todo esto con mucho más sentido del humor. De Londres ha cruzado el océano y se ha instalado en Los Ángeles. ¿Quiere hacer las Américas? No me he ido a Los Ángeles por trabajo, ni para buscar oportunidades, sino por amor. De algún modo, a los actores nos da un poco igual donde vivir, porque nos movemos constantemente. A veces nuestras vidas personales y familiares son un poco caóticas, pero es cuestión de organizarse. Ahora mismo estoy muy abierta a lo que venga, siempre que me ilusione. Uno también se tiene que reconectar con la profesión de vez en cuando.

NO AL CONFORT

Amiga del riesgo desde que aceptó ser la protagonista de 'Melissa P.' (Luca Guadagnino, 2005), Valverde estrena este mes dos fIlms con los que sigue tratando de huir de todo lo que huela a zona de confort. Por un lado, 'Ali y Nino' (Asif Kapadia, 2016), trágica historia de amor marcada por la guerra, que la llevó hasta Azerbaiyán. Por otro, 'The Limehouse Golem' (Juan Carlos Medina, 2016), relato de suspense situado en el Londres victoriano.

Creo que ambas elecciones respondieron a un estado emocional y vital…

Cierto. Hacer 'Ali y Nino' formaba parte de una fase de lanzarme al vacío, de escapar en todos los sentidos de mi área de confort. El proyecto me llegó cuando estaba en Inglaterra, viviendo una sensación de volver a empezar. Una etapa extraña e interesante, en la que no sabía qué podía pasar. Es una película que me ha hecho abrirme al mundo. Y 'The Limehouse Golem' es parte consecuente de ese salto al vacío. Es cierto que ambas tienen un signifIcado especial por el momento vital en el que me encontraba. De algún modo, estos proyectos se convirtieron en el principio de querer reinventarme.

En una das vida a la hija de Mandy Patinkin. En la otra, te cruzas en la investigación del personaje de Bill Nighy. Dos actores enormes e icónicos…

Es verdad. Mandy es el ser más maravilloso que puedas encontrarte, alguien extraordinariamente único. Y, claro, un icono: ¡el Íñigo Montoya de 'La Princesa Prometida'! Y Bill… yo también soy fan absoluta de 'Love Actually'… pero nunca me atreví a decírselo. Reconozco que él es un ser mágico y, aunque rodamos sólo una secuencia juntos, pudimos disfrutar de muchos momentos en compañía, y siempre le guardaré en una parte muy especial de mi corazón.


¿Qué te enamoró de 'Ali y Nino'?

Me apetecía una historia tan romántica y un personaje tan fuerte: una niña que se convierte en mujer y que vive experiencias durísimas… Asif quería hacer una película que pudiera haberse rodado hace muchos años sin que pasara de moda, con cierto clasicismo. En realidad, ese es el cine de donde venimos y del que te sigues enamorando, los clásicos siguen siendo nuestros referentes, aunque suene ñoño. Pero la verdad es que me encanta ser ñoña. En todo caso, hubo que trabajar mucho para estar a la altura.

Siendo, como dices siempre, tan perfeccionista, estar a la altura debe ser algo agotador y complicado de gestionar.

Forma parte de mi personalidad. No soy masoquista, no me provoco dolor. Sé cuáles son mis limitaciones, intento conocer mis virtudes y aprovecharlas. A veces siento que os he engañado todos estos años y no os habéis dado cuenta (risas). Con Asif, lo bueno es que nos hicimos muy amigos y fue mi cómplice. Como actriz valoré mucho que sea un director que rueda pegado a los actores, que no se queda en el combo. Me sentí muy libre y no es habitual. En realidad, sólo me había pasado con David Trueba, pero él llevaba la cámara y en ese lavabo no cabía nadie más (y vuelve a reír, recordando 'Madrid, 1987').


En 'The Limehouse Golem', en cambio, afrontas un rol secundario…

Sí, y, si soy sincera, lo disfruté muchísimo. Y fue una oportunidad para crear una femme fatale. Me gusta mucho el resultado, la oscuridad de todos los personajes y esa paleta de colores decadente tan atractiva visualmente.

Tu futuro habla francés: Cédric Klapisch ('Una casa de locos') te ha dirigido en 'Nuestra vida en la Borgoña'. Y Mélanie Laurent lo ha hecho en 'Plonger' y en 'Galveston'.

Con Cédric viví una experiencia preciosa, sabía que sería alguien muy especial sólo conociéndole por su cine. Su bella película ha sido un regalo. Y Mélanie… es una diosa. Un todo. Un referente de mujer y una actriz que admiro muchísimo. Cualquier cosa que diga me sabrá a poco. Como directora, ha dado un giro a mi vida con 'Plonger', el mejor personaje que he interpretado, y me agarró de la mano tan fuerte como nunca lo habían hecho. Se me clavó en el corazón. Con ella me voy al fin del mundo.

Leer mas

One Tecno

Tech

Sumérgete en la realidad virtual, en Madrid, aquí y ahora

7 julio, 2017

La realidad virtual comienza a incorporarse lentamente a los formatos audiovisuales clásicos. Desde el viaje emocional que supone entender cómo es la vida de un niño soldado de nueve años, hasta experimentar un accidente de tráfico como método de prevención o descubrir la triste realidad de los animales en los mataderos. Sin embargo, el origen de la tecnología de realidad virtual radica en la industria del videojuego; es decir, en el entretenimiento. Y pocas cosas son tan entretenidas como viajar a lugares desconocidos. Durante este fin de semana, podrán hacerlo en un solo lugar.Seguir leyendo. […]

Tech

Así son los nuevos iPhone: primeras impresiones

14 septiembre, 2017

Cada keynote de Apple, como le gusta a la compañía llamar a su presentación anual que tiene un gran sentido del espectáculo y está alejada de una rueda de prensa al uso, era un juego de estrategia. Antes de tomar asiento convenía revisar el local en busca de una posible sala donde estuvieran los productos. Normalmente tocaba hacer fila y esperar a que salieran los primeros para no rebasar el aforo.Seguir leyendo. […]

Tech

Un rayo láser de rayos X y nanomedicinas, el futuro es de lo pequeño

2 septiembre, 2017

En 1959, el físico Richard Feynman habló de la posibilidad de usar máquinas de precisión para manipular átomos y moléculas. Hoy día, la nanotecnología se ha convertido en una de las muchas industrias que prometen revolucionar el futuro. Posee una gran cantidad de aplicaciones: desde la elaboración de tecnología a niveles atómicos o sus usos en medicina, hasta la invención o el descubrimiento de nuevos materiales, como, por ejemplo, el grafeno, cuyo hallazgo logró que los científicos rusos Andre Geim y Konstantin Novoselov ganasen el premio Nobel de Física de 2010. A su vez, España se ha acercado a esta materia en los últimos años: actualmente, la nación cuenta con cerca de 370 grupos de investigación sobre nanotecnología, y es el decimoprimer país que más artículos sobre nanotecnología escribe a nivel mundial.Seguir leyendo. […]

ONE News

Be the first to comment

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*