Realidad aumentada o cómo multiplicar por 10 la experiencia de viajar

20MINUTOS.ES

  • Las ‘apps’ de realidad aumentada son una revolución para el turismo que aún no han estallado.
  • Nos dan información de lo que vemos, pero también pueden mostrar cómo fueron las cosas.

La expresión realidad aumentada describe el conjunto de tecnologías que permiten que un usuario visualice parte del mundo real a través de un dispositivo tecnológico con información gráfica añadida por este dispositivo. Es decir, se añaden información virtual a la información física ya existente; una parte sintética virtual se suma a la real.

Eso significa que los elementos físicos tangibles se combinan con elementos virtuales creando así una realidad aumentada en tiempo real. Quién no ha querido al ver un paisaje saber qué pueblo es aquel, cómo se llama esa montaña o de qué tiempo es ese castillo que vemos a lo lejos.

Las aplicaciones de realidad aumentada son muchas, pero para el turismo puede ser una revolución. Esa tecnología puede multiplicar la intensidad de la experiencia de viajar porque no sólo podrá darnos información detallada de lo que vemos (como una audioguía visual y permanente) sino porque puede enseñarnos cómo fueron las cosas.

Cada vez más aplicaciones

Aplicaciones hay ya muchas. La empresa austriaca Mobilizy ha desarrollado Wikitude. Al apuntar la cámara del móvil hacia un edificio histórico, el GPS reconoce la localización y muestra información de la Wikipedia sobre el monumento.

En Japón, Sekai Camera añade al mundo real los comentarios de la gente acerca de direcciones, tiendas, restaurantes, etc. Acrossair, disponible en siete ciudades, entre ellas Madrid y Barcelona, identifica en la imagen la estación de metro más cercana. Bionic Eye y Yelp Monocle, en EE UU, son ejemplos similares.

Edodosft, un partner de Google, ha desarrollado tres aplicaciones móviles basadas en realidad aumentada. Esta tecnología enriquecerá la experiencia de los visitantes en tres de los enclaves culturales e históricos más representativos de Gran Canaria: la Casa de Colón, el Parque Arqueológico Cueva Pintada y la Zona Arqueológica de Acusa Seca.

Con el uso de soluciones tecnológicas, los recorridos de los visitantes tendrán un valor añadido, superponiendo a la imagen real, elementos virtuales que ofrecen información adicional sobre lo que está observando. Además, dispondrán de maquetas virtuales en tres dimensiones, puntos de información y figuras virtuales que se mueven sobre un paisaje real. Esto aportará al usuario la información que necesita para contextualizar y comprender mejor, el lugar histórico en el que se encuentra.

De la costa al Museo de Altamira

Una recién llegada es ShoreView, con sede en Valencia. Puntos de interés topográficos, alertas marítimas e información turística y de servicios son las referencias etiquetadas que identifica esta app en tiempo real y con realidad aumentada con solo apuntar a la costa con el móvil mientras se navega. Se implantó a mitad de julio en Ibiza y Formentera para su validación, y en apenas tres semanas sumó 2.000 usuarios.

Tras esta buena respuesta y haber despertado el interés de Google, ya cubre casi en los 6.000 kilómetros de costa española. Este mes de septiembre inicia una ronda de financiación para dar servicio a más de 100.000 usuarios la próxima temporada. El objetivo es cubrir los 46.000 kilómetros de costa de España y otros países bañados por el Mediterráneo como Italia, Grecia, Túnez y Turquía.

Lo cierto es que la realidad aumentada aplicada al turismo ya está en todas partes. Por ejemplo, el Museo de Altamira, que cumple 18 años en el edificio diseñado por el arquitecto Juan Navarro Baldeweg, va a contar con esta tecnología para conocer y descubrir todos los detalles de Altamira en época paleolítica.

Y esto solo es el principio. Después de todo ya han creado las primeras lentillas inteligentes autónomas, que suponen el primer paso para que nuestros ojos vivan en la realidad aumentada permanentemente… si queremos.