Unos niños vacían la cuenta de su padre para comprar jugadores en ‘FIFA 19’

CHEMA LIZARRALDE

  • Gastaron más de 600 euros para tener jugadores especiales en su equipo de ‘FIFA’.
  • El padre considera que el procedimiento no es ético: “Gastaron 550 libras y no consiguieron a Messi”.

Los niños son como esponjas y aprenden pronto; sobretodo cuando la recompensa les estimula. Los hijos de Thomas Carter, un inglés de Hampshire (al sur del país), no iban a ser menos. Son cuatro y les gusta jugar a FIFA 19 en su Nintendo Switch. El problema es que tenían pocos jugadores.

Ya se sabe, y no vamos a entrar en polémicas, que cuanto más completo queremos nuestro videojuego más debemos gastar en complementos y personalizaciones (con cajas de botín o sin ellas). El caso es que Carter, cuenta la BBC, solo había gastado 8 libras (casi 9 euros) en paquetes de jugadores.

A sus hijos les parecía que con esos mimbres no iban a ganar muchos partidos. Vamos, que, como los grandes clubes, necesitaban nuevos fichajes, especialmente el de Lionel Messi. Y puesto que su padre había gastado sus 8 libras delante de ellos… ya sabían cómo actuar.

Y eso hicieron. Con los datos bancarios en la mano gastaron otras 8 libras; y otras 8; y luego otras 8. Y es que en FIFA 19 (de EA) los jugadores especiales se pueden comprar en paquetes, pero su contenido solo se revela después de pagar. De modo que los cuatro hijos de Thomas Carter fueron gastando y gastando en su búsqueda de algún galáctico.

El resultado final es que dejaron a cero la cuenta de su padre. Afortunadamente la cuenta no tenía mucho dinero, pero los chavales gastaron 550 libras, unos 611 euros, en su videojuego favorito.

Los padres de los cuatro hermanos Carter, todos menores de 10 años, no fueron conscientes de lo que había ocurrido hasta que no intentaron pagar con esa tarjeta y su compra fue rechazada por falta de fondos. La cuenta estaba a 0. “Nunca pensé que lo hicieran los niños”, ha declarado a la BBC.

¿Comprar paquetes de jugadores a ciegas es apostar?

Cabe preguntarse cómo es que los chavales pudieron hacerlo, pudieron gastar libra tras libra, sin encontrarse alguna limitación y no sólo la del saldo de la cuenta. Carter lo ha reconocido: no tomó precauciones.

El padre no tenía limitado el acceso a su cuenta de Nintendo; no usó un número de pin único; y por si fuera poco, los recibos de cada compra se enviaban por correo electrónico, pero a un email antiguo (esa cuenta casi abandonada en la que nunca entramos).

Al final todo se ha resuelto para bien. Nintendo ha aceptado las explicaciones de Carter y le ha devuelto todo el dinero gastado, esas 550 libras. Claro, que a cambio los cuatro hermanos Carter se han quedado sin su magnífico banquillo: han perdido los jugadores.

Ni Nintendo, ni EA han dicho nada al respecto. Carter, además de expresar su sorpresa, ha castigado a sus hijos, muy arrepentidos por lo sucedido. No podrán usar su consola por un tiempo.

Pero el padre, además de reconocer su error, ha aprovechado para censurar el procedimiento que siguen este tipo de juegos, donde uno compra paquetes de jugadores sin saber qué contienen: “Uno paga 40 libras por el videojuego, que ya es mucho dinero, pero la única forma de conseguir un gran equipo es básicamente apostando”, ha afirmado.

Opina Carter que esto no es ético y cuenta que sus hijos “gastaron 550 libras y aún así no consiguieron a su jugador favorito, Lionel Messi”. Cabe recordar que FIFA 19 está certificado como apto para jugadores desde tres años.