Vías Verdes, más de 2.800 kilómetros y 127 itinerarios para recorrer España

20MINUTOS.ES

  • Las Vías Verdes son infraestructuras ferroviarias recicladas como itinerarios no motorizados.
  • Sus 127 rutas cicloturistas y senderistas suponen una oferta turística sostenible.

En España existen más de 2.800 kilómetros de infraestructuras ferroviarias en desuso. Estos antiguos trazados ferroviarios se han acondicionado como sendas y son hoy un modo natural de conocer la geografía española y de hacerlo perdiéndose en la naturaleza y a su ritmo, sin prisas.

El proyecto, iniciado en 1993, fue encomendado a la Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE), que ha sido la encargada de llevar el timón del programa, en colaboración con Renfe y los Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha (FEVE).

Las Vías Verdes son infraestructuras ferroviarias recicladas como itinerarios no motorizados que articulan una oferta turística sostenible en el territorio. En España existen más de 2.800 kilómetros de infraestructuras ferroviarias en desuso que han sido reconvertidas en itinerarios cicloturistas y senderistas en el marco del Programa Vías Verdes.

Tras años de trabajo, hoy hay 127 diferentes itinerarios. Su gran ventaja es que garantizan la accesibilidad y la universalidad de usuarios, sin limitaciones de edad o capacidad física.

Prueba del éxito del proyecto, y de su vitalidad, es que la marca “VÍA VERDE” está registrada y patentada por la Vías Verdes de España desde 1995. Su uso está restringido a los itinerarios que discurren sobre antiguas infraestructuras ferroviarias. El acondicionamiento facilita las condiciones de tránsito y las dota de elementos de protección e información.

La señalización ha sido concebida específicamente para las Vías Verdes, para recordar el origen ferroviario de estos itinerarios. Se utilizan las antiguas traviesas de madera como soporte para algunas señales, para los hitos kilométricos y también para las barandillas.

Las Vías Verdes representan un claro apoyo a la cultura de la bicicleta, al generalizar su uso entre todos los ciudadanos, desempeñando un importante papel educativo, en especial para los más jóvenes. Son, además, un instrumento ideal para promover una cultura nueva del ocio y del deporte al aire libre, de la movilidad no motorizada.