esta artista colecciona cientos de imágenes de desconocidas haciendo fotos

Este artículo fue publicado originalmente en i-D US.

Antes de los smartphones y las cámaras digitales, hacer una foto precisaba compromiso. La iluminación tenía que ser exactamente la adecuada, la película era cara y las imágenes tenían que revelarse. La enorme cantidad de trabajo hacía que incluso las fotos que solo estaban medio bien fuera valiosas (sí, incluso los selfies delante del espejo). Y aun así, en los mercadillos y rastrillos abundan los álbumes de fotografías en su día apreciadas que de algún modo han escapado de la posesión de sus propietarios. Aunque muchas de esas fotos acaban en montañas de basura, unas pocas afortunadas han conseguido llegar hasta la colección de la fotógrafa Anne Collier.

Collier es una fotógrafa de naturalezas muertas, pero ha hecho de coleccionar imágenes encontradas un proyecto artístico de larga duración. Para su nuevo libro Women With Cameras (Anonymous), las fotos de mujeres haciendo fotos se convirtieron en el objeto de su búsqueda. El espectro de mujeres que aparecen es arrollador: representan diferentes países, clases y períodos temporales, resaltando tanto las cosas en común como los matices de la femineidad. “Creo que lo que más me interesaba era lo común que es en realidad este tipo de imagen”, nos explica Collier, que reside en Nueva York. “Ahora tengo varios cientos de imágenes de mujeres sosteniendo cámaras o haciendo fotografías que datan de entre los años 40 y principios de los 2000”.

Las imágenes de Women With Cameras pueden dar una sensación fantasmagórica en ocasiones. Son profundamente íntimas, vistazos casi inmerecidos al interior de las vidas de mujeres desconocidas. Capturan fiestas de cumpleaños, viajes al parque y madres jugando con sus hijos. Collier no revela los años en que fueron tomadas las fotografías, cómo las encontró o, en realidad, ninguna información sobre su historia. Las imágenes son todo lo que obtenemos. En ocasiones, esta falta de información puede suscitar una frustración nada familiar para la mayoría de usuarios de internet.

Con suficiente trabajo detectivesco, podemos reconstruir la historia detrás de casi cada imagen que encontramos en internet en 2018. Pero con las imágenes de Collier no tenemos más opción que analizar las fotografías mismas en busca de significado. “Todas las modelos [del libro] son anónimas, desconocidas para quien las observa y también para mí, pero las imágenes en sí representan situaciones comunes”, indica Collier. “Son el tipo de imagen que podríamos haber hecho cualquiera de nosotros, es decir, podríamos hacer una foto a una amiga que está haciendo una foto. Así que a la vez son muy ‘específicas’, pero también suficientemente genéricas como para ser ‘universales'”.

Hoy en día, Google y Wikipedia han creado la impresión de que todos los momentos del pasado pueden recibir una narrativa coherente. Pero Women With Cameras nos recuerda que no todas las historias han sido escaneadas, subidas a internet y archivadas. “El hecho de que todas estas imágenes hayan sido abandonadas es para mí, en última instancia, muy importante”, afirma Collier. “Encontrarse las fotografías de la familia de otra persona en un mercadillo puede ser una experiencia muy melancólica y también muy conmovedora”.

Resulta fascinante hojear Women With Cameras y ver cómo han cambiado las representaciones de la femineidad a lo largo de cinco décadas. La moda que visten las modelos nos dice muchas cosas: una blusa de color verde menta de los 70 y una Polaroid, un suéter minimalista de los 80 emparejado con una impecable cámara instantánea Kodak, un par de gafas de plástico de Año Nuevo del año 2000 y una robusta cámara digital. Quizá lo único que permanece constante es la aparente alegría de las modelos al fotografiar sus vidas.

Puedes comprar una copia de Women With Cameras (Anonymous) aquí.


Fuente: ID

Noticias Ahora

Noticias Ahora

Alteraciones visuales en niños: 7 señales para detectarlas y las consecuencias de no tratarlas a tiempo

15 mayo, 2018

Detectar problemas visuales en los niños es más complejo de lo que se cree, ya que por lo general ellos no manifiestan los síntomas -sobre todo en los primeros años de vida- o, sencillamente, no saben que la manera en que ven tiene algo fuera de lo normal.
Será responsabilidad de los padres prevenir y tratar las alteraciones que puedan afectar la vista de los niños, tanto si éstas se desarrollan durante la infancia como si son congénitas
“Las alteraciones oculares muchas veces son imperceptibles, ya que si sólo se manifiestan en un ojo se hacen evidentes si por algún motivo se tapa el ojo con buena visión y queda descubierto el del problema -explicó la médica oftalmóloga Carolina Colutta-. También suele suceder que si ambos ojos están afectados, y los niños perciben su mundo a través de éstos, creen que es la única forma de ver, razón por la cual no lo detectan como un síntoma extraño”.
Es responsabilidad de los padres prevenir y tratar las alteraciones que puedan afectar la vista de l.. […]

Mundo One