KATY PERRY – Witness

‘Witness’ viene precedido por el poco éxito alcanzado con los primeros singles del disco.

Katy Perry ha tenido un problema con su último disco y es que, desde antes de su lanzamiento, ya estaba condenado.

A pesar de que “Chained to the rythmm” ha alcanzado unas cifras que serían envidiables para muchos de los cantantes pop del panorama actual, se le ha tildado de fracaso solo por no igualar las cifras estratosféricas obtenidas con los sencillos editados durante sus dos discos anteriores (“Teenage dream” y “Prism”), que consiguieron un éxito apoteósico tras otro.

Con los siguientes singles (“Bon appétit” y “Swish swish”), la cosa ha empeorado estrepitosamente y al disco ya se le ha hecho la cruz. Ahora que parece que debe bajar de su trono, veamos si es verdad que “Witness” es tan malo. Para empezar, es un poco largo (15 temas) y no todos son imprescindibles como pasaba en los trabajos antes mencionados.

Además, este álbum supone un cambio estilístico que acaba estando muy bien llevado; ahora esto es un electropop influenciado por las tendencias noventeras y el house, que ya se dejaba entrever en “Prism” con canciones como “This moment”. Los cinco primeros temas y los singles son imperdibles y de una calidad indiscutible, especialmente “Roulette”. No obstante, las baladas, a pesar de ser bonitas, suenan a algo que ya hemos oído, hay medios tiempos que resultan algo irrelevantes (“Tsunami”) y otras que, aunque molan, no terminan de explotar para convertirse en temas míticos a la altura de sus predecesores (“Pendulum”, por ejemplo).

Eso sí, del contenido político que se anunciaba que caracterizaría el álbum no hay ni rastro (salvo “Chained to the rythmm”). Se trata más bien de un disco de búsqueda personal. Y en ello está Katy, buscándose cuando ya parecía haberse encontrado con unos álbumes anteriores muy definidos.

Noticia generada por el Grupo Multimedios Argentina

Noticias Ahora

Noticias Ahora

Lola Latorre: “Lo que pasó con mis papás son cosas que ocurren en todas las familias”

8 junio, 2018

La mayoría de los adolescentes quieren que los padres pasen desapercibidos: cuánto menos llamativos, mejor. Sin embargo, para Lola Latorre (17) que sus padres fueran de perfil bajo nunca fue una opción.
Hija del periodista deportivo y exfutbolista Diego Latorre y de la panelista y mediática Yanina, Lola creció entre autógrafos, flashes, peleas públicas y cámaras de tevé, una particularidad con la que parece llevarse bastante bien.
Tanto que a sus diecisiete años acaba de firmar contrato para empezar una carrera como modelo y quién sabe qué más con Multitalent, una de las agencias más conocidas de modelos y celebrities. Del ofrecimiento de Marcelo Tinelli para participar de Bailando 2018 a los shooting e invitaciones a eventos, el último año de colegio la encuentra coqueteando con las cámaras por primera vez.
“Yo siempre soy 'La hija de Yanina', lo tengo muy claro. Y la verdad que no me molesta, ¡todo lo contrario!”, asegura. De la pelea y el cruce entre sus padres y Natacha J.. […]

Mundo One

Mundo One

KYLIE MINOGUE – Golden

29 mayo, 2018

Kylie Minogue cumple 50 años y lo ha hecho estrenando Golden, canción que da nombre a su álbum. Además, la australiana, que nació en Melbourne, ha querido mostrar su lado más natural pero a la […]

Be the first to comment

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*