Murió Alfie Evans, el bebé que mantuvo en vilo al mundo luego de una batalla legal por mantenerlo vivo

El caso del bebé conmovió al Reino Unido y dividió a la opinión pública. (Reuters)

El bebé británico Alfie Evans, de 23 meses, que se encontraba en estado semivegetativo y cuyos padres se oponían a cesar el tratamiento contra la opinión de los médicos, murió este sábado en el hospital, anunció su familia.

"A nuestro pequeño le crecieron las alas esta noche a las 02:30. Tenemos el corazón roto. Gracias a todo el mundo por su apoyo", dijeron James y Thomas Evans en Facebook.

Alfie es abrazada por su madre, Kate James en el hospital Alder Hey en Liverpool. (Alfies Army Official via AP)

La justicia británica había rechazado el miércoles un último recurso de James y Thomas Evans que, con el apoyo del papa Francisco y del gobierno italiano, reclamaban continuar el tratamiento de su hijo en Italia, donde los hospitales habían propuesto acogerlo.

Esta decisión puso fin a una larga batalla judicial entre los padres del menor y el equipo médico del hospital infantil Alder Hey de Liverpool, en el noroeste de Inglaterra, donde Alfie estaba ingresado desde diciembre de 2016.

Tom Evans sostiene su teléfono y muestra una foto de su hijo Alfie (Peter Byrne/PA via AP, File)

Según el establecimiento médico, el bebé, nacido el 9 de mayo de 2016, sufría una patología neurodegenerativa rara y para la cual no existía tratamiento. Sus médicos consideraban que no era conveniente continuar tratándolo.

El lunes por la noche se le retiró la asistencia respiratoria, antes de que se le volviera a aplicar 20 horas después. Según su padre, eso demostraba que podía respirar solo y que su estado de salud era "significativamente mejor" de lo estimado.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El bebé que mantiene en vilo a dos países: lo desconectaron por orden de la Justicia británica, pero Italia quiere salvarlo

Leer mas

Noticias Ahora

Noticias Ahora

Seguimos siendo esclavos de las grandes marcas de ropa

31 julio, 2018

Ilustración: Jimmy Palacio | VICE ColombiaVestirnos también debería ser un acto de independencia.
José Martí lo puso claro cuando comparó la Latinoamérica que le tocó con un hombre que trataba de vestirse con una chaqueta que le quedaba grande y unos zapatos que le quedaban pequeños (para ilustrar: Uribe en su fracsito). Y si bien Martí hablaba de la influencia de Europa en nuestra política y nuestros productos culturales, no hay que olvidar que la moda también es un producto político y cultural.
Querer vestirse como el otro es, entonces, muy diciente: es desconocer que nuestro cuerpo nacional es distinto.
Eso en cuanto a las formas. Pero, ¿Qué me dicen de los medios de producción? Darle nuestra plata al gran retailer, esas multinacionales de moda gigantes que nos gusta consumir del estilo de Zara, Forever XXI y H&M;, es financiar la violencia medioambiental y la esclavitud moderna.
La industria textil es la segunda más contaminante del planeta, solo superada por el petróleo. Su impact.. […]

Mundo One

Be the first to comment

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*