Murió Alfie Evans, el bebé que mantuvo en vilo al mundo luego de una batalla legal por mantenerlo vivo

El caso del bebé conmovió al Reino Unido y dividió a la opinión pública. (Reuters)

El bebé británico Alfie Evans, de 23 meses, que se encontraba en estado semivegetativo y cuyos padres se oponían a cesar el tratamiento contra la opinión de los médicos, murió este sábado en el hospital, anunció su familia.

"A nuestro pequeño le crecieron las alas esta noche a las 02:30. Tenemos el corazón roto. Gracias a todo el mundo por su apoyo", dijeron James y Thomas Evans en Facebook.

Alfie es abrazada por su madre, Kate James en el hospital Alder Hey en Liverpool. (Alfies Army Official via AP)

La justicia británica había rechazado el miércoles un último recurso de James y Thomas Evans que, con el apoyo del papa Francisco y del gobierno italiano, reclamaban continuar el tratamiento de su hijo en Italia, donde los hospitales habían propuesto acogerlo.

Esta decisión puso fin a una larga batalla judicial entre los padres del menor y el equipo médico del hospital infantil Alder Hey de Liverpool, en el noroeste de Inglaterra, donde Alfie estaba ingresado desde diciembre de 2016.

Tom Evans sostiene su teléfono y muestra una foto de su hijo Alfie (Peter Byrne/PA via AP, File)

Según el establecimiento médico, el bebé, nacido el 9 de mayo de 2016, sufría una patología neurodegenerativa rara y para la cual no existía tratamiento. Sus médicos consideraban que no era conveniente continuar tratándolo.

El lunes por la noche se le retiró la asistencia respiratoria, antes de que se le volviera a aplicar 20 horas después. Según su padre, eso demostraba que podía respirar solo y que su estado de salud era "significativamente mejor" de lo estimado.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El bebé que mantiene en vilo a dos países: lo desconectaron por orden de la Justicia británica, pero Italia quiere salvarlo

Leer mas

Noticias Ahora

Noticias Ahora

La AFIP denunció a Hope Funds, la empresa del “Bernie Madoff argentino”

11 mayo, 2018

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) denunció a la compañia de inversiones Hope Funds S.A., cuyo titular era Enrique Blaksley. Lo acusan de haber retenido los aportes jubilatorios de sus empleados entre 2014 y 2016 por $5,4 millones. La denuncia fue realizada ante el Juzgado Penal Económico Número 1.
“La denuncia se presentó a través de la Dirección General de los Recursos de la Seguridad Social, que detectó que la empresa manejada por Enrique Blaksley se financiaba con los aportes que correspondían a sus trabajadores para sus futuras jubilaciones”, explicó la AFIP en un comunicado.
La denuncia del organismo recaudador sostiene que la firma usaba “beneficios previsionales que no le correspondían, y tenía algunos empleados encubiertos bajo la figura de monotributistas”.
En ese sentido, el Régimen Penal Tributario y Previsional, en su artículo séptimo, establece una pena de prisión de entre 2 a 6 años para quienes se apropien indebidamente de los aportes de la Seguridad .. […]

Mundo One

Be the first to comment

Escribe un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*