¡socorro! ¿está regresando el estilo 'boho' de los 2000?

“A las adolescentes les gustan algunas de las cosas que llevo, o más bien que llevaba cuando se produjo el boom de la moda boho chic“, dijo Sienna Miller en 2009. Hasta cierto punto, tenía razón. Lo que pasa es que se quedó corta. Desde el verano de 2004 hasta finales del año 2005, toda una generación de adolescentes británicas (yo incluida) quería ser Sienna Miller. Tan solo este hecho ya explica la fanática y extendida adopción de lo que la prensa británica bautizó como interpretación “ boho” de la moda.

Sienna fue a un internado femenino, lo que la hizo o bien intrigantemente o bien exasperantemente pija. Tenía un atractivo naturalmente atlético y bronceado que sugería que probablemente se le daba tan bien el hockey sobre hierba como acudir a los clubes londinenses frecuentados por la realeza menor británica. A menudo se la fotografiaba descalza en público y tenía un cabello rubio y alborotado que ninguna cantidad de tinte y espuma podían imitar.

Desde 2003 hasta 2006 salió con Jude Law, que por aquel entonces era el guaperas favorito oficial de las adolescentes, gracias en parte a la película Alfie, que se estrenó en el verano de 2004. El film era un desastre, pero presentó al mundo a Jude y a Sienna, lo que provocó que ella fuera infinitamente fotografiada por los paparazzi y, en consecuencia, resultara más fácil de estudiar. La mayoría de mis amigas del colegio tenían el DVD de la película.

Pero lo que realmente resulta importante, según el tema que nos ocupa, es que Sienna Miller sabía emplear los accesorios extremadamente bien. Se le daba tan bien llevar cinturones que una vez llevó uno como corpiño a una fiesta ―junto con unas botas de Peter Pan de color verde bosque― e hizo que aquello molara (a ojos de una niña de 15 años, en 2005).

El estilo ligeramente hippie y cargado de ante de Sienna creó una tendencia en la moda tan específica que quizá sería más preciso denominarla micro-tendencia. Pero fue tan influyente que ayudó a acelerar el paso de la fast fashion. Su look se volvió tan generalizado que tan solo dos años después Miller dijo en Vogue que no quería “volver a llevar nada holgado o adornado con cinturones de monedas nunca más”.

sienna miller boho chic

Sienna Miller, junio de 2003. Fotografía Dave Benett/Getty Images.

El estilo boho chic se mostró por primera vez a la luz pública el 24 de junio de 2004, cuando Sienna asistió a Glastonbury llevando un vestido de tela vaquera desgarrada, unas botas Ugg y un cinturón ambiguamente exótico de cuero marrón con tachuelas. Oprah Winfrey había presentado a Ugg, una marca australiana adorada por los surfistas, ante su audiencia norteamericana compuesta por millones de personas en el año 2000, lo que provocó un sustancial incremento de ventas.

Pero en 2004, las ventas de las botas Ugg se dispararon como un cohete ―alrededor de un 215,3 por ciento― gracias en gran parte a Sienna Miller en el Reino Unido y a Paris Hilton y Nicole Richie en EE. UU. Las botas se agotaron en las tiendas de todo el mundo. Recuerdo pasar por delante de una tienda Ugg a mediados de la década de 2000 y observar que tenía un cordón de terciopelo en la puerta para controlar a las multitudes.

Más tarde, en el otoño de 2004, Sienna fue fotografiada llevando un chaleco de piel. En una entrevista concedida en 2007, Jane Shepherdson, por entonces directora de marca de Topshop, recordó que “cuando Sienna llevó aquel chaleco, tuvimos que sacarlo rápidamente del almacén y ponerlo en el escaparate. Ella estaba vistiendo al estilo boho en otoño y nosotros no esperábamos que fuera tendencia hasta la primavera siguiente. Pero las chicas lo vieron y lo quisieron inmediatamente”.

Aquel chaleco, una prenda fundamental del boho chic, ayudó a forjar el modelo de producción acelerada que se emplea actualmente no solo en las grandes cadenas de ropa sino también en marcas de moda de todo el mundo. El espacio de tiempo que transcurre entre que vemos la foto de una celebridad hecha por un paparazzi hasta que encontramos versiones de la ropa de esa celebridad en las tiendas se volvió inmediato.

Las botas Ugg y los chalecos de pelo fueron los mayores éxitos del estilo boho, pero existen otros artículos que quizá te compraste allá por 2005: una falda blanca de algodón con volantes; un cinturón hecho de círculos de cuero con remaches; un brazalete de bronce que llevabas alrededor del bíceps y que solo te quedaba bien si tus brazos estaban tonificados tras años y años de deportes escolares; botas de cowboy; un colgante con un medallón de oro bruñido; un cárdigan que parecía demasiado ancho pero que terminaba abruptamente a la altura de las costillas; cualquier cosa de Matthew Williamson.

Aunque la creación del estilo boho chic se atribuye ampliamente a Sienna Miller, eso no es estrictamente cierto. Como ella misma ha admitido, “Yo no inicié esa tendencia. Creo que acababa de volver de un viaje o algo así”, explicó al London Times en 2007 acerca de las influencias de su estilo en 2004. Las prendas básicas de la moda “ boho” definieron los armarios de muchas antiguas estudiantes británicas que regresaban de su año sabático a mediados de los 2000.

Las chicas que salieron del instituto antes que yo llevaban babuchas indias adornadas con cuentas, franjas de tela con hilos plateados atadas en torno a la cintura y camisetas de tirantes que revelaban las tiras de su sujetador. Así es cómo determinadas chicas británicas se vestían a mediados de los 2000. Lo que pasa es que simplemente Sienna Miller fue la más fotografiada.

sienna miller boho chic

Sienna Miller en Notting Hill, mayo de 2004. Fotografía Paul Ashby/Getty Images.

El inicio de la carrera de Sienna coincidió con la intensificación de la cultura de los tabloides. La expansión del boho chic puede atribuirse en igual medida al creciente número de paparazzi que perseguían a Sienna un día cualquiera y vendían sus imágenes a las revistas ―y, cada vez más, también a sitios web― de cotilleos. “Cuando tenía 21 años, a menudo me encontraba corriendo a medianoche por una calle oscura con 10 hombres persiguiéndome. Y el hecho de que llevaran cámaras en las manos lo convertía en algo legal”, ha llegado a decir.

Sienna no fue la única representante del boho. Kate Moss hizo una versión mucho más rock. Keira Knightley experimentó con los cinturones anchos con remaches en 2005. Y la santa patrona de las faldas largas y vaporosas Mary-Kate Olsen llevó más de un brazalete de bronce en la parte superior del brazo a mediados de los 2000. Sin embargo, es la versión de Sienna la que permanece en el inconsciente colectivo del público, a pesar de su muerte por exceso de éxito a principios del año 2006. Es su versión del estilo boho ―tops con cordones, flecos de cuero y detalles dudosamente “étnicos”― la que todavía puede sentirse en la reveladora vestimenta inspirada en los 70 de las chicas que acuden al Coachella (este festival es también donde la tendencia del boho a picotear de entre varios elementos de aspecto vagamente “exótico” ha llegado a su natural y desastroso fin).

Durante los últimos años, la moda parece haberse quedado anclada en los 90, pero los 2000 están abriéndose camino hacia las pasarelas. Véase: el denim deshilachado en forma de tanga a lo Britney de Linder y la nostalgia inspirada en Hot Topic de Vaquera. Vetements ha colaborado con Juicy Couture. Jeremy Scott está rescatando las botas Ugg. Recientemente hubo una exposición de arte en Brooklyn inspirada en la barbacoa del Día de la Memoria organizada por Nicole Richie en 2007.

Parece que solo es cuestión de tiempo antes de que los chalecos y los cinturones con remaches vuelvan a ofrecerse de nuevo como objetos deseables. Pero, ¿resurgirá el boho en forma de interpretación ligeramente irónica a manos de una marca vanguardista como Eckhaus Latta? ¿O será a través de una inteligente actualización contemporánea a manos de, por ejemplo, Joseph Altuzarra, que ya ha experimentado con los códigos de estilo de las colegialas británicas (como muestra, sus diademas de terciopelo acolchado)?

Yo solo espero que Sienna Miller ―que capeó el boho para tener una aclamada carrera como actriz y ahora vive en una casita de campo en la campiña inglesa― sea capaz de eludir el frenesí de los medios cuando esto ocurra. Espero que esté viviendo la mejor de las vidas bohemias, bailando descalza por todo Gloucestershire sin una sola bota Ugg a la vista. “Fue un extraño experimento social”, dijo en cierta ocasión, “el hecho de haber sido responsable de todo eso”.


Fuente: ID

Noticias Ahora

Noticias Ahora

Radeon Vega Frontier Edition en pre-venta

30 junio, 2017

Pese a que AMD anunció que las Radeon Vega Frontier Edition llegarían el 27 de Junio, algunas tiendas se apuraron y ya tienen en pre-venta los nuevos modelos de AMD diseñados para uso profesional, revelando sus precios.
La versión refrigerada por aire tendrá un costo de 1200 dolares, mientras que la versión refrigerada por agua se eleva a los 1800 dolares, ya que tendrá mayores frecuencias y por lo tanto mayor rendimiento, además del costo de la refrigeración.

Sus especificaciones incluyen 4096 SPs, 16GB de memoria HBM2 con un ancho de banda de 480GB/s, y un rendimiento de 13 TFLOPS en FP32 y 25 TFLOPS en FP16.
También se conoce que la Radeon Vega Frontier refrigerada por aire tendrá un TDP de 375W frente a los 300W de la versión refrigerada por aire, y es por eso que requiere una refrigeración superior.
Sobre las gráficas para consumidores bajo la linea Radeon RX, AMD anunció que serán lanzadas durante Siggraph 2017 a fines de Julio.
La entrada Radeon Vega Frontier Edition en pre-venta aparece primero en HD Tecnología. […]

Mundo One