sza se ha convertido en la sensación musical de 2017

Este artículo apareció originalmente en The Sounding Off Issue , n.º 350, Invierno 2017.

“¿Mi melancólica mierda?”, SZA ríe cuando le contamos que su álbum de debut sigue sonando en bucle en la oficina de i-D. “Bueno, muchas gracias. ¡Estoy encantada! A veces lo escucho y pienso, ‘Joder, tía, estabas realmente triste'”, dice con una amplia sonrisa en la cara. Realmente no debería sorprender que una artista apreciada por su vulnerable lirismo sea tan sincera y tan consciente de sí misma.

Habiendo publicado el álbum hace un par de meses y ahora en medio de la incesante promoción posterior, podría perdonarse que estuviera agotada por tantas entrevistas. Sin embargo, las respuestas superficiales o forzadas que podrían esperarse de alguien con tanto nivel de éxito no se producen. Sentada en la ventana de su habitación de hotel, desde la que se divisa Shoreditch en una cálida tarde de verano, SZA se muestra relajada, fumando y riendo a carajadas con su mejor amiga y colaboradora creativa Sage.

Comprometida y centrada durante todo el tiempo que dura la entrevista, dispuesta a hablar y extraordinariamente dispuesta a escuchar, no tarda en hablar sobre la monarquía británica, el Brexit y el asesinato de Jo Cox (“Aquello fue un puto escándalo, ¡estoy en shock!”) con tanto fervor como el que muestra al hablar de su vida y su música.

El álbum en cuestión, CTRL, es espacioso, sentido y muy sincero. 45 minutos de un lujoso R&B alternativo difícil de encontrar que reflexiona sobre el amor, la pérdida, la traición, la angustia, la ansiedad y la inseguridad. Pitchfork lo denominó “un crudo álbum de R&B que constantemente pone a prueba las fronteras del género”. P Diddy tuiteó, “¡Todo el mundo debe escuchar el nuevo álbum de @sza!”.

La estrella de nuestra portada Kendrick Lamar, siempre sobrio, escribió: “Una interpretación y una narración estelares. Muy orgulloso de esta mujer”. Solange simplemente publicó un vídeo de ella con Kelela bailando y cantando el tema “Love Galore”. Si eso no son grandes alabanzas no sé qué son. Tras varias demoras provocadas por conflictos internos con su sello ―al menos eso sugieren los tuits de SZA del año pasado―, cuando CTRL finalmente se publicó el 8 de junio la industria de la música se puso en pie expectante.

Entonces, cuando arrancó la gira CTRL: The Tour el 20 de agosto, las redes sociales se llenaron de comentarios repletos de veneración y emoción, publicados tanto por jóvenes adolescentes como por la realeza del rap, desde @addictedtosza hasta @champagnepapi.

Camiseta de Astrid Andersen. Peto de Napa by Martine Rose. Zapatillas de Nike.

Han pasado cuatro años desde que SZA fichara por Top Dawg Entertainment, el sello discográfico con sede en Los Ángeles con el que ha firmado un contrato y el hogar de Kendrick. “Cuando firmé [con TDE], me entregaron un cheque y me dijeron, ‘¿Qué te parece?’. Y yo les dije algo así como, ‘Bueno, está bien’. Tenía el cheque en el bolsillo, pero no llevaba suficiente dinero para ir al puto banco cuando bajé del avión de vuelta en Nueva York”. Actualmente también ha firmado un contrato con el importante sello RCA y está a tan solo a 1.700 euros de acabar de pagar su préstamo estudiantil, algo que jamás pensó que sucedería. Pero a pesar de su cambio de fortuna a nivel financiero, Solána Rowe sigue siendo tan decididamente humilde como cuando i-D la fotografió y la entrevistó justo después de haber firmado su primer contrato discográfico.

“Vosotros me cambiasteis la vida”, dice. Y sus ojos se iluminan al mencionar las imágenes de Zach Wolfe, tomadas en un parque de Los Ángeles. “Aquella fue la primera y única vez en que me he sentido bonita haciendo moda. Todas las revistas que me han fotografiado después tienen como referente aquella sesión de fotos. Cuando pesas como 85 kilos, tienes la piel oscura y eres una artista nueva que no interesa a nadie, la gente no tiene tiempo para hacer que luzcas un aspecto bonito”.

Momentos espontáneos como este salpican toda la conversación con SZA. Ha sido su franqueza la que ha hecho que se convierta recientemente en un referente para todos aquellos que no saben bien cuál es su lugar.

Aunque tiene un talento inequívoco y una belleza absolutamente impresionante, SZA es muy consciente de las diferencias entre ella y otras músicas famosas. “¿Cuántas mujeres rellenitas y negras están cantando lo que canto yo, rodeadas de raperos pero también procedentes de una zona residencial?”, indica cuando le preguntamos si alguna vez se siente encasillada. “¡No puedo juzgar a los demás por juzgarme a mí!”.

Top de Palace. Joyas (en todas las fotos) de la modelo.

Si SZA es la nueva líder de los desencantados, entonces el single principal de CTRL, “Drew Barrymore”, debe de ser su himno oficial. Titulada de ese modo por una obsesión desde siempre con la actriz que se negó a encajar en el molde de Hollywood ―”es peculiar, es extravagante, es vulnerable”―, la canción contempla la imagen corporal y la autoestima con total honestidad. “ I’m sorry I’m not more attractive / I’m sorry I’m not more ladylike / I’m sorry I don’t shave my legs at night” (Siento no ser más atractiva / Siento no ser más femenina / Siento no depilarme las piernas por la noche), dice la letra de la canción, cuyos fragmentos puedes encontrar en tuits y en comentarios de selfies en Instagram durante días y días. Tras apoyar públicamente la canción, Drew Barrymore hizo un cameo en el vídeo oficial del tema el pasado junio, completando el círculo. “Le escribí una carta larguísima explicándole cuánto la adoro y lo que significa para mí. Cuando me dijeron que había accedido a aparecer en el vídeo pensé, ‘Madre mía, me pregunto si creerá que estoy loca por la carta que le escribí’. Al final resultó que nunca la recibió”, dice entre risas. “Mi manager no llegó a enviarla”.

La película de Drew favorita de SZA es Nunca me han besado, “porque yo soy Josie Grossie. Cualquiera que fuera conmigo al instituto puede confirmarlo”. Sentado ahora frente a ella resulta difícil de imaginar. ¿En qué momento se graduó Solána y se convirtió en SZA, la chica neoyorquina ―tras pasar por Nueva Jersey― que resulta cool sin hacer ningún esfuerzo?

“En el mundo real, lo cierto es que no lo tuve demasiado fácil. Había cosas que me hacían parecer una chica extraña en el colegio, como el hecho de ser híper apasionada… Pero pensé, ‘Vale, soy dueña de mí misma, tengo mis propias idiosincrasias y matices y eso me gusta”. Pero aunque su autoconfianza ha aumentado, todavía debe enfrentarse a varios obstáculos. “Vivir con TDAH [Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad] es jodidamente difícil”, dice, suavizando ligeramente la voz. “Resulta algo embarazoso. Especialmente cuando estoy nerviosa, mi mente funciona a toda velocidad. Mi TDAH habla por mí antes de que yo pueda hacerlo. Si estoy en público y se me acerca alguien ―porque yo nunca había sido famosa antes―, lo más probable es que haya perdido alguna cosa para cuando esa persona se vaya. Me desoriento con facilidad. Pero estoy aprendiendo a dominarlo”.

Sudadera con capucha de Matthew Adams Dolan. Peto Gucci vintage del Archivo Procell. Calcetines (en todas las fotos) del estudio del estilista. Calzado de Teva.

Aparte del increíble éxito de sus tres mixtapes see.sza.run, S y Z ( A sigue sin haberse publicado pero, “¡Sí, existe!”), el mayor logro de SZA antes de CTRL fue quizá su composición del tema de 2016 “Consideration”, de Rihanna. La canción, escrita por SZA y ampliamente considerada como una de las joyas del álbum Anti, en realidad fue compuesta para aparecer en su propio disco.

“[Rihanna] me llamó a su estudio. No había escrito material para ella desde hacía como tres horas. Entonces entró Pharrell y me dijo, ‘Eh, ¿qué has estado haciendo?’. Y yo pensé, ‘Mierda. Ahora tengo que enseñarle mi música a Pharrell’. Así que le dije, ‘Lo siento, pero no enseño mierdas’. Así que decidí tocar algo de mi álbum”. Interpretó “Consideration” y, conociendo como conocemos a Rihanna, lo que sucedió después no nos sorprende en absoluto. “Me dijo, ‘Tía, quiero esa canción’. Y yo le respondí, ‘No, esa no. Puedo componer otras cosas para ti’. Y ella dijo, ‘No. Quiero esa'”.

¿Piensa, tras reflexionar, que “Consideration” siempre estuvo destinada a incluirse en Anti? Un año y medio después, SZA parece melancólica, mostrando todavía duelo por el tema perdido. “Creo que necesitaba esa canción en mi álbum. Pero también pienso que se suponía que debía funcionar del modo en que funcionó. Sin embargo, me hace preguntarme… Probablemente CTRL habría estado finalizado un año antes si me hubiera quedado con “Consideration”. Era la pieza central. Grabé un vídeo para esa canción y todo”. Sigue debatiéndose con la idea de si en realidad aquello la ayudó a acaparar más la atención del público. “Creo que, en algunos círculos, la gente pensó que aquello me ayudaría. Yo no creía que fuera a ayudarme en absoluto. Así que supongo que aterricé en algún lugar intermedio”.

Camiseta de Raf Simons. Peto de Supreme.

Si creías que los créditos de composición de SZA se limitaban a “Consideration”, dos icónicas palabras dicen lo contrario: Feeling Myself. “Beyoncé había estado trabajando en Lemonade y me llamó por azar. Simplemente quería ver cuál era mi rollo. Ella fue la primera persona que mostró curiosidad por mí. Me fui del estudio, dejé la canción, nunca más supe nada y después, de repente, fue como, ‘Eh, esto podría acabar en el álbum de Nicki Minaj’. Y yo dije, ‘¿En serio? Eso es la hostia’. Y entonces sucedió. Nunca he conocido a Nicki ni he hablado con ella en toda mi vida”. ¿Sigue en contacto con Beyoncé? “No conozco a nadie que ‘esté en contacto’ con Beyoncé, es ella la que contacta contigo. Me llama aleatoriamente cuando quiere que participe en algo. Literalmente me siento inmensamente agradecida de que piense siquiera en mí. Yo le digo, ‘¡Por supuesto! ¿Cuál de mis órganos vitales quieres que te entregue?’. Pero siempre meto la pata. Le digo cosas como, ‘Sé que probablemente la gente te pregunta esto todo el tiempo’. Y ella me responde, ‘La gente normalmente no consigue estar tan cerca de mí todo el tiempo'”.

Beyoncé confía en ella, Kendrick la apoya, Drew la adora, la crítica la aclama… Pero el éxito de la bella y cautivadora SZA no radica solo en esas cualidades, sino también en su conciencia de lo lejos que ha llegado. “Hace cuatro años esperaba algo grande, pero no esperaba ser grande. No sentía que tuviera el control de mi vida, era todo como, ‘Espero que esto funcione’, pero no estaba segura de asumir el resultado. Ahora reconozco que tengo miedo y sí, asumo el resultado”.

Entonces, ¿adónde irá a continuación? Recordándole sus tuits del año pasado, donde afirmaba que CTRL podría ser su primer y último álbum, SZA vuelve a sonreír irónicamente. “Me han contactado para que haga otro más, así que lo haré. Voy a concentrarme en crear mi mejor álbum”. No lo dudamos. Después de todo, SZA es una artista capaz de recubrir tu mierda de purpurina y convertirla en oro.

Top de Palace. Pantalones de Matthew Adams Dolan. Zapatillas de Nike.

Créditos


Texto Ryan White
Fotografía Hanna Moon
Director de moda Alastair McKimm
Peluquería y maquillaje Giselle
Asistente de fotografía Alessandro Tranchini
Asistente de estilismo Sydney Rose Thomas y Bojana Kozarevic
Runner Pablo Di Prima
Producción Elise Lebrun at D + V


Fuente: ID

Noticias Ahora

Noticias Ahora

Cómo acercarse al arte del Japón sin moverse de Buenos Aires

10 julio, 2018

Durante la primera quincena de agosto, coinciden en Buenos Aires dos muestras ligadas al arte japonés que contribuyen a renovar nuestra educación estética y cultural. Porque si bien abundan versiones de Japón para el gusto de cada cual, casi todas contienen un elemento de vaga fascinación e importantes dosis de prejuicio y desconocimiento: al firmar estas líneas, tampoco nosotros escapamos a esa regla general.

Detalle de una caja de madera, marfil, nácar, coral y malaquita (siglo XIX)Conviene comenzar por las piezas de “Japón íntimo”, que pertenecen al Museo Nacional de Arte Oriental y fueron elegidas por su elocuencia para contarnos, a la manera de un secreto a voces, las minucias de la existencia cotidiana. Es imposible no percibir el refinamiento funcional de estos objetos, algo que los occidentales tendemos a interpretar como síntoma de una estetización integral de la existencia.

Detalle de un vaso, manufactura Satsuma, del siglo XIX (porcelana y esmalte). Foto: Lihueel AlthabePe.. […]

Mundo One

Mundo One

SoulMate, el nuevo tema de Justin Timberlake

8 julio, 2018

El cantante estadounidense lanzó su último álbum “Man Of The Woods” a principios de este año. Sin embargo, Ahora, Justin Timberlake nos cae con un material musical nuevo. Se trata del lanzamiento de una nueva […]

Mundo One

KYLIE MINOGUE – Golden

29 mayo, 2018

Kylie Minogue cumple 50 años y lo ha hecho estrenando Golden, canción que da nombre a su álbum. Además, la australiana, que nació en Melbourne, ha querido mostrar su lado más natural pero a la […]