todas las razones por las que deberías ver 'the end of the f***ing world'

No, no tenemos acciones en Netflix. Es solo que la plataforma de streaming tiene muy bien desarrollado el don de apostar por las series más potentes del momento. Por eso tenemos que hablar de The End of the F***ing World, que aunque pertenece a Channel 4 de Reino Unido, su incorporación a las filas de Netflix la ha convertido en el tema de conversación de los seriéfilos de medio mundo. Puede que se deba porque, en un momento en el que estamos sobresaturados con ofertas de todo tipo, es muy difícil encontrar una que nos llegue a sorprender realmente. Y esta es tan absurda y perturbadora que llegará a desestabilizar por completo tu moral.

La idea surgió cuando uno de sus directores, Jonathan Entwistle, encontró un papel tirado en una acera en frente a una tienda de cómics, que no era otra cosa que una página de la serie cómica The End of the Fucking World de Charles Forsman. Se trata de la historia de dos adolescentes —James (un psicópata autodiagonisticado) y Alyssa (una sociópata autodestructiva)— que deciden fugarse juntos como una rebelión personal hacia el mediocre mundo que les rodea. Lo que no sabe ella es que él planea asesinarla en cuanto tenga la menor oportunidad.

the end of the fucking world serie netflix

Como contábamos hace unos días, la serie ha conseguido la calificación perfecta en el famoso portal Rotten Tomatoes, una nota con la que estamos muy de acuerdo. Pero si todavía te quedan dudas (hoy en día requiere mucho compromiso elegir una nueva serie en la que ocupar tus horas muertas) a continuación te damos un puñado de buenas razones para empezar a ver The End of the F***ing World.

Representa la sexualidad de una forma realista
“Siento como que el sexo puede pasar de ser algo que deseas a ser un castigo muy rápidamente”, nos cuenta el monólogo interior de Alyssa, una joven virgen que, como la mayor parte de los adolescentes, está totalmente confundida acerca de su concepción sobre el sexo. Ella tiene una necesidad imperiosa de consumar su deseo sexual, pero se en todos sus intentos se topa ante una frustración hacia la figura masculina y una satisfacción que no acaba de llegar. Alyssa se da cuenta, poco a poco, de que el sexo es complejo, frustrante y tremendamente imperfecto.

the end of the fucking world serie netflix

Pone sobre la mesa el tema de la salud mental (con grandes dosis de humor negro)
Ok, estamos hablando de dos personajes emocionalmente muy inestables, pero James y Alyssa son una hipérbole voraz de todos los traumas por los que un adolescente puede pasar. Retrata de una forma muy grotesca (y cómica) las consecuencias de unos padres ausentes, la ineptitud de las instituciones educativas, y la falta total de ayuda a los adolescentes que sufren problemas emocionales, quedando relegados a la lista de “marginados de la clase”. Ambos, con sus honestos monólogos interiores, expresan muy bien los sentimientos y miedos por los que pasan muchos jóvenes (y no tan jóvenes).

the end of the fucking world serie netflix

Adiós a la idealización del amor
A estas alturas del campeonato, el cine y la televisión ya han aprendido que el amor perfecto no existe (y además nos aburre). Sin embargo, The End of the F***ing World va un poco más allá. Alyssa y James no se aman, si no que, aunque suene frío y poco romántico, se necesitan. De hecho, ni siquiera se soportan mucho (qué diablos, James quiere literalmente asesinarla), pero el uno acaba supliendo las carencias del otro. De alguna forma, se rescatan mutuamente, ¿y quién no ha tenido algún romance así alguna vez?

the end of the fucking world serie netflix

Tiene una excelente banda sonora
Graham Coxon de Blur, Françoise Hardy, Wanda Jackson o The Black Angels son algunos de los artistas que forman una lograda banda sonora llena de blues americano, soul y música rock que contribuye a ese aire de dramedia que caracteriza a la serie. A continuación añadimos una playlist que las reúne a todas.

Todos sus referentes construyen una escenografía brutal
Muchos afirman que James y Alyssa son los Bonnie & Clyde del siglo XXI, pero también nos recuerdan a Micky y Mallory de Asesinos natos, sobre todo cuando se ven obligados a cambiar de aspecto y aparecen él con una camisa de flores y ella con una melena teñida de rubio y un vestido vintage de flores, y se lanzan hacia lo desconocido por una carretera desierta. La dirección de arte está estudiada al milímetro, dejándonos decorados de ensueño como esa casa art decó de los 70 en la que se esconden durante una noche. Todos estos elementos forman una estética brillante que nos encierra en un ambiente desangelado y anclado en el pasado cuando en realidad nos encontramos en la Inglaterra actual.

the end of the fucking world serie netflix

Escarba en nuestro lado más oscuro
Puede que toda esta nueva fiebre seriéfila se deba a que la historia nos provoca ternura, queremos salvar a estos dos chicos a pesar de que no dejen de cagarla constantemente. De alguna forma proyectamos su locura en nuestra propia locura, abre la celda de ese lado salvaje e irracional que todos llevamos dentro. Como si estuviésemos viajando en una carretera sin frenos hacia el abismo.

the end of the fucking world serie netflix


Fuente: ID

Noticias Ahora

Mundo One