'whoretography' es una nueva revista creada por y para trabajadoras sexuales

Este artículo fue publicado originalmente por i-D UK.

Era un día más de verano cuando Camille Melissa, fotógrafa comercial, fue contratada para documentar otra boda en su Australia natal. Todo iba según lo planeado, se habían intercambiado los votos, había hecho retratos de los recién casados y los invitados estaban celebrando. Pero durante un momento en que se encontró a solas empezó a considerar cuál era su papel en la ceremonia y hasta qué punto su cámara era, según sus propias palabras, “un agente que contribuía a la falsedad de la cohesión y la intimidad entre una pareja”. “Me hice una pregunta: ¿qué papel desempeña la fotografía a la hora de crear la ilusión de intimidad matrimonial?”.

Como fotógrafa, pero también como universitaria y como trabajadora sexual, encontró la respuesta en su nuevo proyecto, Whoretography. Se trata de una revista, una plataforma online y un movimiento a través del cual las trabajadoras pueden compartir sus historias en torno al poder, el arte y la política del trabajo sexual.

El primer número se publicó a principios de diciembre e incluye imágenes de trabajadoras sexuales encontradas o realizadas por ellas. Revela una historia alternativa del trabajo sexual y ofrece a las trabajadoras sexuales contemporáneas una plataforma donde contar sus propias historias.

Melissa, que ahora reside en Londres, es una antigua escort de la empresa británica Northern Star y documenta sus propios encuentros sexuales. En 2014 se le ocurrió la idea de iniciar un proyecto más amplio en la Universidad South Bank de Londres. “Me puse en contacto con la universidad con la idea de documentar la intimidad del sexo pagado como antídoto visual a la falsa intimidad visual de la fotografía de bodas”, explica. “ Whoretography desde entonces se ha convertido en un proyecto de máster de la Universidad South Bank, en el campo de la fotografía digital y el arte mediático creativo”.

Cortesía de Camille Melissa

El sitio web de Whoretography muestra imágenes e historias sobre las vidas y los derechos de las trabajadoras sexuales, además de incluir un blog con entrevistas y ensayos sobre el trabajo sexual. “Es una combinación de cíber-etnografía y métodos de investigación visual”, explica Melissa. “Es una editorial independiente y una plataforma de activismo”.

El primer número impreso de la revista posee un enfoque igualmente inclusivo y empoderador. La revista, cargada de fotos y con el estilo de una publicación de arte, combina citas famosas sobre trabajo sexual con fotos encontradas de strippers anónimas de la década de los 70 y una serie de imágenes contemporáneas tituladas A Celebration of the Sex Work Selfie (Una celebración de los selfies de las trabajadoras sexuales). La intención de Melissa con la revista es desafiar el modo en que la gente ve las vidas de las trabajadoras sexuales, permitiendo que sean ellas mismas las que hablen.

“El modo en que la sociedad ha encasillado a las trabajadoras sexuales y a sus clientes es algo que debe cambiar”, afirma. “Estoy convencida de que ofrecer una imagen más sincera de todos los aspectos del trabajo sexual puede ser de gran ayuda”.

Las colaboradoras de Whoretography abarcan desde trabajadoras sexuales en activo hasta antiguas escorts, escritoras, estudiantes universitarias, strippers y fotógrafas.

Hay historias personales, como por ejemplo la de un banquero de Wall Street que fue rechazado por una trabajadora sexual, o una entrevista con Kate Lister, una historiadora de la sexualidad que dirige Whores of Yore, un centro de investigación que trabaja desde una perspectiva positiva hacia la sexualidad y también un archivo de los derechos de las trabajadoras sexuales.

Marci Romaine, cortesía de Camille Melissa

“Se trata de una publicación que funciona gracias a las contribuciones de las trabajadoras sexuales y es la única dedicada al papel que desempeña la fotografía en la transacción comercial del sexo”, explica Melissa acerca de Whoretography. En el primer número, una trabajadora sexual llamada Marcella Romaine comparte su historia a través de un ensayo fotográfico y un texto escrito en primera persona, que forman parte de una serie llamada “Whoredinary People” [un juego de palabras entre “whore” (prostituta) y “ordinary people” (gente normal)]. “Creo que las trabajadoras sexuales también tienen derecho a poseer un rostro y una voz”, escribe.

La revista no es solo una celebración de la imagen que las trabajadoras sexuales tienen de sí mismas, sino que también representa un giro que se aleja de la lente fantasiosa y predominantemente masculina a través de la que con frecuencia se las observa.

“Debemos celebrar el hecho de que las trabajadoras sexuales son ahora creadoras de imágenes”, dice Melissa. “Las trabajadoras sexuales tienen poder sobre el modo en que son representadas visualmente en la sociedad. Ahora pueden desafiar las construcciones sociales acerca de sus vidas. Las trabajadoras sexuales poseen ahora una voz fotográfica propia, con la que podemos impedir que los prohibicionistas controlen la imagen visual del trabajo sexual”.

La portada del primer número de Whoretography muestra un selfie de una trabajadora sexual transgénero lanzando un beso a la cámara. “Incluir un selfie en la portada es un guiño a la autorrepresentación y a las redes sociales, y muestra que el trabajo sexual ha salido de las sombras para situarse en los espacios públicos online“, indica Melissa.

Junto con la revista impresa y el sitio web, Melissa ―que se siente inspirada por las Polaroids de los años 60 y por la obra documental de la fotógrafa Susan Meiselas— está trabajando en la construcción de una base de datos de imágenes digitales para el público, a fin de mostrar “el patrón generalizado de las fotografías de trabajadoras sexuales en las sociedades occidentales”, explica.

También está construyendo una “guía online para fotógrafos”, que tiene como finalidad ayudar a las trabajadoras sexuales a encontrar fotógrafos éticos. “Servirá como advertencia para que las trabajadoras sexuales eviten colaborar con fotógrafos peligrosos y poco profesionales que las pueden convertir en víctimas”, describe. “He recibido todo un aluvión de quejas sobre fotógrafos que se aprovechan de las trabajadoras sexuales”.

Melissa afirma que los fotógrafos a menudo utilizan las fotografías de trabajadoras sexuales como forma de incluir imágenes “más atrevidas” en sus catálogos. “Sospecho que piensan que so les hace más vanguardistas y atractivos como fotógrafos”, explica.

Mientras se prepara para obtener su titulación como fotógrafa en la Universidad de Westminster el próximo mes de enero, Melissa continúa utilizando su voz y su cámara para defender a las trabajadoras sexuales. “ Whoretography es un medio para pedir a la gente que abandone sus percepciones preconcebidas sobre el trabajo sexual y que empiece a observar lo que tiene delante en realidad”, indica. “Entonces quizá la despenalización del trabajo sexual será posible”.

whoretography.com


Fuente: ID

Noticias Ahora

Noticias Ahora

Pedro Almodóvar: “Mis fotografías nacen de momentos de soledad y quietud”

8 junio, 2018

El cineasta español Pedro Almodóvar parte de “un vaso de cristal y una flor” para empezar a construir sus bodegones fotográficos, inspirados en la pintura hiperrealista, una faceta que le “relaja” y que ahora se puede ver en la muestra que inaugura en una galería de Madrid.
“Mis fotografías nacen de momentos de soledad y quietud, de instantes en los que veía cómo entraba la luz e intentaba atraparla. Entonces empezaba a poner cosas sobre la encimera de mi cocina, o en la mesa donde escribo, y veía cómo esos objetos, que son testigos de mi vida, recobraban vida y me provocaban una inesperada emoción”, explica el cineasta.
“Vida detenida” es el nombre de la exposición que desde este jueves está abierta en la galería Marlborough y en la que el cineasta, en su faceta de fotógrafo, reúne 30 bodegones de colores que encumbran poéticamente los objetos de su vida cotidiana.
Frutas, vasijas con flores, margaritas, rosas secas, ramas, vasos, esculturas, huevos, platos, licoreras, diferentes obje.. […]

Mundo One

Mundo One

KYLIE MINOGUE – Golden

29 mayo, 2018

Kylie Minogue cumple 50 años y lo ha hecho estrenando Golden, canción que da nombre a su álbum. Además, la australiana, que nació en Melbourne, ha querido mostrar su lado más natural pero a la […]